Despliega el menú
Sociedad

La ruptura de Ana Guerra y Miguel Ángel Muñoz

La cantante y el actor dejan de ser pareja tras enfriarse su relación por culpa de la distancia y el confinamiento.

Ana Guerra y Miguel Ángel Muñoz
Ana Guerra y Miguel Ángel Muñoz
HA

Podría ser la ruptura del verano si no fuera porque se trata de una relación nunca confirmada. Ana Guerra y Miguel Ángel Muñoz se han separado sin haber dado jamás la noticia de que estaban juntos. Lo bueno de no alardear de los efectos euforizantes del enamoramiento es que luego tampoco te pueden pedir explicaciones sobre las depresivas consecuencias de la ruptura. Esto quizás podría servir de lección para aquellos famosos que, tras publicitar su felicidad hasta el paroxismo, luego se sorprenden por el interés ajeno y piden respeto y silencio cuando la cosa se tuerce.

Guerra, de 26 años, y Muñoz, de 37, han sido tremendamente cautelosos en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad que se ha llevado por delante lo suyo... Porque, sí, la culpa de esta ruptura sentimental, como la de tantas otras, la tiene el coronavirus. Y más concretamente el confinamiento, el hecho de haber pasado esos dramáticos meses separados por más de 2.000 kilómetros. La cantante vivió el encierro de la pandemia en Canarias, con su familia, y el actor en Madrid con su Tata, de 95 años.

Como en la copla

Decir que Miguel Ángel quiere mucho a su Tata sería quedarse corto. Luisa Cantero es la hermana de la bisabuela del actor, pero aquí, como en la copla, podría decirse que sin ser exactamente su bisabuela, ni su abuela, ni su madre, ella es quien más le ha querido y con eso tiene bastante... Más de 120 días ha permanecido el actor confinado con esta anciana convertida hoy en fenómeno viral mundial gracias a una serie denominada la 'CuarenTATA', que el actor emitía a diario por internet durante el confinamiento y que llegó a hacerse popular en México y Estados Unidos.

Movido por el propósito de endulzarle el encierro a la nonagenaria, al estilo de lo que hace el personaje de Roberto Benigni con su hijo en 'La vida es bella', Muñoz creó todo tipo de situaciones divertidas en las que ambos se disfrazaban, bailaban, cocinaban... Él aprendió a planchar, coser, fregar... Y Luisa pudo conocer a algunos de sus ídolos, entre ellos, Pitingo y Lolita. "Te confieso que me está costando hacer mis cosas porque estaría todo el día contigo. Eres maravillosa, te quiero", escribiría más tarde Muñoz, cuando llegó el desconfinamiento.

Decía Emiliano Zapata que el campo es para el que lo trabaja y, quién sabe, si el actor hubiera puesto tanto celo, empeño y dedicación en su relación con Ana Guerra tal vez a estas horas ambos seguirían siendo pareja. La realidad es que desde que terminó el estado de alarma no ha vuelto a vérseles juntos. Porque, aunque nunca llegaron a confirmar lo suyo, Guerra y Muñoz tampoco se escondían y era frecuente verlos compartir paseos, cenas... Hace un año disfrutaron de unas románticas vacaciones en Formentera. Este verano, en cambio, mientras él se encuentra inmerso en el documental 'Cien días con la Tata', ella ha grabado un vídeo muy subido de tono al borde de una piscina con Ricky, su musculado compañero de 'OT', que dista mucho de ser nonagenario.

Etiquetas
Comentarios