Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

turismo

Cinco 'tips' para quienes se aventuren a probar el viaje soñado en autocaravana

Desde las normativas hasta los objetos que no pueden faltar en el almacenaje para que tu viaje vaya como la seda.

Disfruta del camino de tu viaje.
Disfruta del camino de tu viaje.
Pexels

Las camper están de moda, no es ninguna novedad. Pero si decides iniciarte en este mundillo, es importante tener en cuenta unas cuantas indicaciones. Aunque la idea de recorrer el mundo sin horarios ni ataduras es una fantasía que engancha, antes de decidirte por comprar una caravana lo mejor es que pruebes la experiencia a través del alquiler. Y, antes de poner los pies en los pedales, revisa estos consejos: 

1. Hay objetos que no pueden faltar. Como en cualquier viaje, hay ciertas cosas que no pueden faltar, como los productos de higiene o la ropa interior. Pero si el viaje es en caravana la lista es algo más larga si quieres que tu estancia sea más cómoda, en especial, en el servicio: no olvides papel higiénico, jabón mantener limpio el conducto del váter, un cubo que haga las veces de papelera y bolsas de basura. ¡No olvides que estos baños portátiles no están pensados para tirar ningún papel, compresa o tampón!

2. Acampar, estacionar y pernoctar no es lo mismo. Acampar es parar en una zona y desmontar todo el tinglado: sillas, mesas, hamacas... Es decir, ampliar las dimensiones que el vehículo tiene mientras circula por la vía. Estacionar es aparcar en zonas que cuentan con la autorización para ello.  Y pernoctar es sencillamente, dormir dentro del vehículo.

3. No se puede dormir en cualquier sitio. Hay zonas habilitadas para ello y reguladas por las distintas instituciones. Si haces noche fuera de ellas, podrías tener que acabar pagando una multa.

4. Disfruta del camino, además del destino. Aunque lo más recomendable es trazar una ruta para controlar, en especial, los destinos en los que se pasará la noche, trata de que estos sirvan de campamento base para poder disfrutar de los alrededores. Dale una oportunidad a los enclaves que no figuran en tu mapa: puede que descubras lugares preciosos que nunca habrías conocido si hubieras viajado en tren o avión.

5. Si cruzas fronteras, recuerda que las leyes pueden cambiar. Puede que haya más o menos flexibilidad para acampar en distintas zonas, que en algunas ciudades esté prohibido estacionar en el interior, que necesites distintos distintivos para poder conducir por algunas vías, etc. Y recuerda que las normas también afectan a la conectividad: por ejemplo, si cruzas de Alemania a Francia por Suiza, recuerda desactivar los datos, o te puedes llevar un susto al recibir la factura.

¡Únete a nuestra newsletter!

Apúntate a la newsletter de Heraldo Joven y recibe cada semana en tu correo recomendaciones de libros, series, acertijos... y otras propuestas que no te dejarán indiferente.

Etiquetas
Comentarios