Despliega el menú
Sociedad

Los peligros de la picadura del pez araña

Así es el veneno que pudo acabar con la vida de un adolescente en una playa de Gerona.

Pez araña enterrado en la arena
Pez araña enterrado en la arena
HA

La muerte de un menor en la playa grande de Playa de Aro (Gerona) por la posible picadura de un pez araña cuando hacía esnórquel ha hecho sonar las alarmas por los peligros de este animal que puede encontrarse en algunas playas españolas. 

El pez araña, que puede llegar a medir medio metro, vive semi-enterrado en fondos arenosos y sólo deja al descubierto los ojos y la primera de las dos aletas dorsales que posee, formada por seis o siete radios duros de color negro conectados a una glándula de veneno. Se alimenta principalmente de peces y crustáceos, y solo suele atacar cuando se siente amenazado.

Es un pez muy territorial y en épocas de apareamiento se vuelve mucho más agresivo. Los meses de verano es la época en la que desova, y coincide con la mayor afluencia de bañistas y buzos en las costas.

La toxina que desprende normalmente causa sensación de ardor e intenso dolor que se calma con agua caliente, aunque también puede ocasionar mareos, nauseas, pérdida de consciencia e incluso la muerte por 'shock' anafiláctico, lo que pudo ocurrirle al adolescente fallecido. La anafilaxia se define como una reacción alérgica generalizada que puede producir una disminución de la presión arterial.

Qué hacer si hemos sido picados

Cuando se recibe una picadura de uno de estos ejemplares lo principal debemos hacer es acudir a un centro de emergencias para recibir la atención necesaria en cada caso, ya que no todos revisten la misma gravedad. Hasta entonces, podemos limpiar y desinfectar la herida, y si hay espinas a la vista, intentar retirarlas y aplicar calor en la zona afectada para aliviar el dolor.

Etiquetas
Comentarios