Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

psicología

'Gaslighting' o hacer 'luz de gas': cuando la manipulación emocional es casi imperceptible

La mayor forma de maltrato es negar la realidad y negarte a ti.

Una pareja con problemas.
Una pareja con problemas.
Pexels

Este término proviene de una película clásica de Hollywood, en la que se muestra como, con una manipulación progresiva, un marido logra que su mujer dude de la realidad que ella está percibiendo. Desde entonces, este término se emplea para hacer referencia a un tipo de manipulación muy sutil que hace que la víctima dude cada vez más de la percepción que tiene de la realidad, de sus sentidos, su criterio, su razonamiento y su memoria.

La historia de Gregory y Paula tiene, como es lógico, mucho de Hollywood. Para lograr generarle dudas, él cambia objetos de sitio y lo niega, cambia la iluminación de la casa y niega o da respuestas ambiguas y aludiendo al famoso “¿ya estás otra vez con los mismo?”, consigue que ella dude de su criterio. Sin embargo, no es necesaria tanta producción para que se genere este tipo de manipulación y ésta ocurre de manera habitual y no sólo en relaciones de pareja. 

¿En qué consiste el Gaslighting?

Tal y como explica la psicóloga Cristina Rocafort, que ofrece terapia de pareja en Zaragoza, modo de manipulación coloca a la víctima en una posición en la que llega a dudar de todo. El agresor le niega de forma habitual que lo que está percibiendo sea real, o haber dicho o haber hecho cosas que si han ocurrido. Imagina vivir en un mundo de naturaleza ambigua, esto atrapa y supone una “pequeña locura” de la que es complicado escapar.

Al tratarse de un tipo de maltrato psicológico la comunicación tanto verbal como no verbal es la herramienta mediante la cual se lleva a cabo. Se producen varias patologías en el modo de comunicarse que van generando un contexto cada ves más ambiguo:

  • Rechazo: esto ocurre cuando una persona está quitando validez constantemente a lo que una persona dice. Sería un “te escucho, pero lo que dices no tiene sentido”.
  • Desconfirmación: cuando esto ocurre se produce a través de la comunicación un rechazo de la persona de forma directa. “Tú no existes”.
o Implica negarse a responder sobre ciertos temas, “¿Ya estás otra vez con eso?, de ese tema no hablo más”.
oFrases incompletas: “Esta sensibilidad…”
oIncongruencias
  • Doble vínculo: consiste en transmitir al mismo tiempo dos mensajes, uno a través de la comunicación verbal y otro de la no verbal. Puede ocurrir que verbalmente la persona trate de interesarse por lo que te preocupa, pero lo hace mientras pone cara de “ya estamos otra vez”. ¿Con qué mensaje nos quedamos?

Cuando una persona está expuesta a esta negación de forma continuada, comienza a convivir con la culpa, a sentirse confuso y muy inseguro. Al tratarse de un modo de maltrato tan sutil y con tintes de tanta ambigüedad, resulta complicado para la víctima denunciarlo en su entorno. Todos estos sentimientos van anulando la autonomía de la persona, y por lo tanto convirtiéndola en más dependiente de la relación.

Estos patrones de comunicación propios del 'gaslighting', pueden darse en las relaciones de forma habitual. Si este es el caso, es importante tomar conciencia de ello para tratar de buscar otro modo de comunicación más sana:

  • Es importante metacomunicar: cuando hay algún problema en la comunicación entre dos personas siempre suele existir una dificultad para hablar sobre la propia comunicación y por lo tanto de la relación. Consiste en hacer explícitos los mensajes ambiguos que intentan lanzarnos. Por ejemplo, cuando alguien nos dice que no está enfadado con gestos que indican lo contrario, una forma de metacomunicar sería explicitándolo “me dices que no estás molesto, sin embargo, tus gestos y tu expresión indica lo contrario, ¿necesitas hablar de algo?

  • No des la callada por respuesta: es importante tener en cuenta que cualquier conducta es comunicación y por lo tanto callarnos ante algo, está trasladando un mensaje a la otra persona. Pon en valor tu opinión y no lo dejes pasar por no discutir. Quizá no estéis de acuerdo, eso está bien y es preferible a menospreciar o poner en duda tu postura.

  • Valida tus sentimientos: nadie puede ordenar o corregir tus sentimientos. No los invalides por quedar bien con la otra persona, y mucho menos pidas disculpas por sentir. 

En cualquier tipo de relación significativa es importante que se respete tanto la opinión como los sentimientos o las vivencias de cada uno. Es fundamental respetar el de nuestra pareja, madre, padre o hermano, pero igual de importante es respetar los propios. Solo respetándonos a nosotros mismos y cuidándonos lograremos tener relaciones saludables y que nos generen bienestar.

¡Únete a nuestra newsletter!

Apúntate a la newsletter de Heraldo Joven y recibe cada semana en tu correo recomendaciones de libros, series, acertijos... y otras propuestas que no te dejarán indiferente.

Etiquetas
Comentarios