Despliega el menú
Sociedad

La violencia de género se cobra la cuarta vida durante el estado de alarma

La mujer asesinada, que estaba en trámite de separación y portaba una grabadora en su pijama, se convierte en la víctima 19 de este año.

El 016 es el teléfono de atención a las víctimas de maltrato
El 016 es el teléfono de atención a las víctimas de maltrato

La cuarta víctima mortal de la violencia machista se llamaba Annick Chenut, tenía 65 años y vivía en Gerona, Cataluña, donde fue encontrado su cadáver, apuñalado. Esa casa era propiedad de su padre y luego de su marido, que ayer apenas comenzaba el día se convirtió en su verdugo. Ella trabajaba en el sector inmobiliario desde hacía 40 años, según su perfil profesional, y ahora dirigía la firma Aires L'Escala, con una treintena de propiedades en venta. Era de Bélgica, prefería hablar y escribir en catalán y se implicaba en causas diversas, como la accesibilidad en las estaciones de tren. Estaba casada y comenzaba a tramitar la separación.

Su asesino tenía 72 años, era su pareja y discutían por el reparto de sus bienes, incluida la casa, donde aún vivían ambos. La apuñaló antes de las 3.00 de la madrugada sin forcejeos en el interior de la vivienda, para luego arrastrarla envuelta con la cortina que envolvía su cuerpo maltrecho hasta el jardín, según las autoridades locales.

A las 3:15 escribió un mensaje a un familiar y a las 3.30 recogió todas las pertenencias de la mujer, las introdujo en el coche de ella y les prendió fuego. Después, como tantos otros homicidas machistas, se quitó la vida. Su cuerpo se mecía en la rama de un árbol de una parcela cercana a aquella casa, avisaron los vecinos. El hombre dejó algunos manuscritos, reconociendo su crimen y denunciando una conspiración en su contra.

Annick Chenut es uno de los rostros tras las cifras de la violencia de género que este año ha dejado 19 mujeres asesinadas, de confirmarse este caso, y once huérfanos. Durante el estado de alarma también han perdido la vida otras tres mujeres de 35 años en Castellón; de 78 en Las Palmas de Gran Canaria y de 48 años en Llobregat. Se investiga un quinto caso, aún no esclarecido. Oficialmente, en abril, sin embargo, sólo se ha registrado un caso, una «cifra que está muy por debajo del número medio (4,3) de mujeres víctimas mortales de los meses de abril del total de años de los que se tienen datos disponibles», asegura el Ministerio de Igualdad en el 'Boletín estadístico mensual de abril'.

Se desconoce si esta nueva víctima había hecho denuncias previas, pero se encontró una grabadora entre el pijama que vestía en el momento del asesinato, lo que indica que se preparaba para iniciar algún tipo de acción en los juzgados, probablemente por amenazas.

Entre los datos desglosados por Igualdad está el de las pulseras electrónicas para controlar a los agresores. "A 30 de abril de 2020, el número de dispositivos activos es de 1.825. Este dato ha experimentado un aumento del 51,8% respecto a abril de 2019", dice el documento. El mes pasado se pusieron 53 dispositivos, especifica. Otro muestra la efectividad del sistema Viogén, con 60.417 casos activos (hasta el 30 de abril de 2020), y 29.869 mujeres con protección policial por tener un nivel alto de riesgo.

En el caso de Chenut, de madrugada los Bomberos apagaron el incendio en el coche que estaba en una plaza cercana a la casa, pero el final de la historia no se conoció hasta las 7:00 de la mañana, cuando la persona a la que el asesino remitió el correo electrónico abrió su buzón.

Etiquetas
Comentarios