Despliega el menú
Sociedad

Cómo reciclar las prendas que no has podido disfrutar en primavera

Algunas expertas aragonesas en moda ofrecen claves para sacar partido a aquellos vestidos y trajes que nos compramos para eventos que se han cancelado con motivo de la crisis sanitaria.

Lia Gago, trabajando desde casa
Lia Gago, trabajando desde casa
Heraldo.es

La enfermedad covid-19 ha trastocado muchos planes, entre ellos, bodas, bautizos y comuniones que suelen celebrarse en su mayoría entre los meses de marzo y mayo. El resultado, entre otros muchos efectos, ha sido que la mayoría de las prendas y complementos que adquirimos para estas citas se han quedado en el armario. ¿El problema? Que por sus formas, tejidos o texturas seguramente no sean reaprovecharles hasta dentro de un año, y eso si no han cambiado las tendencias. O al menos esa es la creencia generalizada. Pero, como explican algunas voces expertas, nada más lejos de la realidad.

Ana Plaza trabajando en el fondo de armario de una de sus clientas
Ana Plaza trabajando en el fondo de armario de una de sus clientas
Heraldo.es

“En el mundo de la moda siempre hay una solución aunque dependerá mucho de cada prenda”, explica Ana Plaza, personal shopper zaragozana con más de una década de experiencia. A la hora de reciclar estas prendas, a priori pensadas para eventos más especiales, existen dos opciones: desestacionalizar la prenda o descontextualizarla para transformarla en un ‘look’ más desenfadado.

Ana Plaza muestra cómo convertir una falda de tul larga en tres looks
Ana Plaza muestra cómo convertir una falda de tul larga en tres looks
Heraldo.es

En el primero de los casos jugaremos más con el color y los complementos. “A la hora de reutilizar este tipo de prendas es importante saber mezclar los colores. Para los tonos más vivos de primavera y verano buscaremos colores más sobrios siempre teniendo en cuenta el tipo de vestido”, añade Plaza. Además de jugar con el color, los complementos se convertirán nuestra arma secreta para sacar partido a estos vestidos generalmente sin mangas y de tirantes. “Se puede añadir unas mangas de tul o una chaqueta más arreglada incluso un ‘body’”, afirma la experta.

¿Cuántas veces ha utilizado un vestido para una boda o un evento de gala y no lo ha vuelto a sacar del armario nunca más? Plaza asegura que, en el caso de optar por convertir ese look festivo en algo más casual para ir a la oficina o a tomar unas cañas con nuestros amigos, lo ideal es jugar con el calzado, el bolso y todo tipo de complementos.

La combinación de varias prendas puede cambiar por completo el look de una pieza como este vestido
La combinación de varias prendas puede cambiar por completo el look de una pieza como este vestido
Heraldo.es

“En este caso el secreto es buscar una prenda lo más opuesta posible, más casual y dentro de su estilo, que combine con ella aportando un toque más ‘sport’”, afirma plaza. A modo de ejemplo, la experta en asesoría de imagen convierte una falda negra de tul en un look de noche gracias a unos tacones mientras que lo transforma en un atuendo más de diario gracias a unas botas de estilo militar y un bolso de mano. “Se puede combinar con una torera o una chaqueta de punto, de piel o vaquera y un zapato sport hasta una deportiva si lo permite el vestido”, asevera.

Otro de los aspectos fundamentales a la hora de combinar estas piezas es conocerse a uno mismo, tanto a nivel morfológico como en cuanto a colores y texturas. “Por eso es imprescindible comprar de manera inteligente y no por impulsos y, sobre todo, tener un buen fondo de armario”, añade Plaza, que recuerda que, como normal general, cada persona compra en base a su propia personalidad y estilo.

Las expertas aseguran que uno de los trucos está en los complementos
Las expertas aseguran que uno de los trucos está en los complementos
Heraldo.es

Los complementos son otro aspecto fundamental a la hora de trasformar un vestido de primavera-verano en un look ideal para un evento de otoño-invierno que pueden darle un giro de 360º a cualquier ‘look’. Así lo afirma Lia Gago, asesora de imagen zaragozana especializada en el campo de la formación.

“Con el tema del calzado, por ejemplo, podemos jugar cambiando las sandalias por un zapato de salón, por ejemplo, y jugando con las medias”, explica. Además de combinar estas prendas con chaquetas más deportivas o ‘blazers’ –un tipo de chaqueta de vestir pero con un corte más informal-, asegura que existen otro tipo de complementos como guantes, tocados, turbantes o estolas que pueden dar mucho juego. “Hoy en día podemos encontrar estos elementos en todo tipo de tejidos y formas, algo que nos permitirá adaptar una prenda a cualquier época del año”, asevera.

Otro ejemplo de reciclaje de un look para diferentes contextos
Otro ejemplo de reciclaje de un look para diferentes contextos
Heraldo.es

Una vuelta de tuerca para personas mañosas

Además, “si eres una persona mañosa”, como la propia Gago explica, las opciones se multiplican. La joven asegura que durante el confinamiento ha aprovechado para sacar partido a sus conocimientos de costura y darle salida a esos vestidos de primavera que se han quedado pasados de moda. A modo de ejemplo, muestra cómo ha transformado un vestido corto con un estampado floral de colores muy vivos en dos piezas: un top y una falta.

Como explica la experta, la crisis del coronavirus ha cambiado nuestra forma de consumir y muchas personas, como ella, con nociones en costura se han sumado a la corriente del ‘Do It Yourself’. “Habrá que ver qué pasa ahora con estos comercios porque se habla de reducir aforos, de que cada prenda que pase por un probador se ponga en cuarentena… una serie de medidas que van a disuadir a mucha gente de ir a las tiendas”, opina.

Lia Gago transforma un vestido de primavera en una falta y un top para distintos tipos de evento
Lia Gago transforma un vestido de primavera en una falta y un top para distintos tipos de evento
Heraldo.es

Del otro lado se encuentran quienes se decantan por las compran ‘online’, las cuales en muchas ocasiones requieren de algún que otro arreglo, o quienes por el contrario también se muestran desconfiadas con este modelo de consumo. “Hay mucha gente que si no se lo prueba antes prefiere no comprarlo, por eso, esto sumado a la crisis económica el reciclaje de prendas se convierte en una buena alternativa”, resume Gago.

 

 

 

 

Etiquetas
Comentarios