Despliega el menú
Sociedad

MOVILIDAD urbana

Atrévete a moverte en bici por tu ciudad

Ahora, con el buen tiempo, ha llegado el momento de ponernos a prueba y perderle el miedo a la bicicleta para circular por la ciudad. Además de mejorar nuestra forma física y mental, contribuiremos a la sostenibidad del planeta y de nuestra... economía.     

¿Dónde está escrito que la bicicleta sea solo para los más jóvenes?
¿Dónde está escrito que la bicicleta sea solo para los más jóvenes?
Oliver Duch

Todos coinciden: la bicicleta se está revelando como una excelente alternativa al coche para movernos por nuestras ciudades.Y ahora, con la llegada del buen tiempo, es el mejor momento para ponernos a prueba y perderle el miedo a este medio de transporte que, además de ser un eficaz aliado para mantener en forma nuestra condición física y mental -se ha demostrado que, incluso, ayuda a reducir el estrés-, es barato, sin olvidar que, así, pedaleando, contribuimos además a la sostenibilidad del planeta: se reduce la contaminación ambiental, acústica... Para muchos, la palabra ‘bicicleta’ es sinónimo de libertad, independencia, autonomía y eficacia.

135 kilómetros de carril bici 

Actualmente Zaragoza cuenta con 135 kilómetros de carril bici y 302 kilómetros de calles pacificadas (limitadas a 30 km/h). Y se van a crear 80 nuevos km de conexiones ciclistas seguras. Zaragoza será la primera gran ciudad española en garantizar el 100% de desplazamientos ciclistas por carriles o por vías pacificadas. De los 652 km de calles de nuestra ciudad, 437 (67%) tendrán carril bici o carril compartido. El resto será ciclable en vías secundarias paralelas.

La edad no debe ser un impedimento para recuperar la bicicleta

Y sin embargo, puede que muchas personas, con el paso de los años y aunque sepan montar en bicicleta, hayan perdido la confianza necesaria en sí mismas y, a pesar de que les gustaría, no se sienten capacitadas para coger la bici y lanzarse a calle a competir entre coches y autobuses por un metro de calzada. Pero, todo es cuestión de ganas y voluntad. ¿Quién no recuerda aquello de: "Esto es como andar en bici… nunca se olvida". Además, ¿dónde está escrito que la bicicleta sea solo para los más jóvenes? La edad nunca debe ser un impedimento para recuperar la bici. Además, también hay bicis eléctricas, que aumentan la eficacia del pedaleo.

Algunos consejos para ganar confianza y seguridad

Antes de circular por la calzada o el carril bici, conviene practicar en lugares que no tengan tráfico para ir ganando soltura y adquirir seguridad. Y, por supuesto, tal vez deberíamos plantearnos qué tipo de bicicleta se ciñe mejor a nuestras necesidades y capacidades -desde luego, una bici de carreras o una 4x4, no parecen muy apropiadas para desplazarse, por ejemplo, al trabajo-. 

Según los expertos, las bicicletas más cómodas para todos los usuarios son las diseñadas con tubos superiores más bajos o con una inclinación determinada, que permita pedalear mientras vamos sentados en posición vertical, condiciones que cumplen las bicicletas de tipo crucero o ‘cruiser’ o modelo urbano, con el manillar a mayor altura, para no circular con el cuerpo encorvado.

Unos neumáticos o cubiertas anchas, se encargarán de que nuestro trayecto sea más cómo y suave -las cubiertas con gajos o tacos no son adecuadas para el asfalto-. Y, hablando de comodidad, existen en el mercado sillines de entre 20 y 30 centímetros de ancho en su parte posterior, con relleno de gel extra, para acomodar confortablemente  los huesos.

¿Qué talla de bici tengo?

Como los zapatos o la ropa, la bicicleta también tiene su ‘talla’ (talle), aunque sea más difícil de determinar. Encontraremos la nuestra, guiándonos por nuestra estatura. Estas son algunas aproximaciones para adultos:   

De 1,50 m a 1,70 m …. talle 16.

De 1,70 a 1,80… talle 17 / 18.

De 1,80 a 1,90... talle 19 / 20.

De 1,90 a 1,98... talle 21 / 22.

De 1,99 en adelante... talles especiales.

Unos accesorios adecuados

Y, si ya tenemos nuestra propia bicicleta, tal vez debamos adaptarla y asegurarnos de que tenga los accesorios adecuados, que nos aportarán mayor seguridad: timbre -nos ahorrará algún que otro susto-; guardabarros -sobre todo por si llueve-; reflectantes -rojo detrás, blando delante y amarillo en los pedales y sobre los radios-; luz delantera blanca y trasera roja -a pilas o dinamo, nos hacen visibles a los demás-; un transportin o cesto -por si no queremos llevar mochila, a veces resulta incómoda y nos hace sudar-; y, aunque muchas bicis de ciudad ya las llevan de serie, patas de cabra y protectores de cadena. También es recomendable el uso del casco y chaleco reflectante. Y, recuerda que llevar auriculares está prohibido por ley y nos dificultan la atención necesaria ante todo lo que sucede a nuestro alrededor. Y no olvides que deberás conocer al dedillo el código de circulación.

Planear nuestra ruta con antelación, por ejemplo, un día del fin de semana o en festivo, servirá como primera toma de contacto para detectar todos aquellos inconvenientes que puedan surgir y así tenerlos en cuenta y sortearlos. También podemos pedirle a algún amigo habituado a ir en bici que nos acompañe en nuestras primeras salidas, seguro que nos da buen ejemplo y consejos.

Seguro que, pedalada a pedalada, descubriremos una ciudad diferente y más amable.

Etiquetas
Comentarios