Despliega el menú
Sociedad

Payasos y juegos en red: cómo amenizar la cuarentena a niños hospitalizados

Cuatro payasos de Clowntagiosos recorrían las habitaciones del hospital para "hacer pasar un rato distinto a los niños y los familiares". Ahora no es posible por el covis-19 pero utilizan otros métodos.

Cómo ayudar a los más pequeños a superar el miedo a los payasos
Cómo ayudar a los más pequeños a superar el miedo a los payasos

"Hay niños que han aprendido a hacer cuarentena mucho antes que nosotros", dice Ana, experta con su nariz de payaso en hacer reír a menores hospitalizados que ahora no reciben las visitas de los voluntarios que se esfuerzan por amenizar su estancia, pero que siguen esforzándose por hacerlo convirtiendo internet en una gran sala de juegos.

Si Ana y la veintena de payasos de la asociación Clowntagiosos amenizaban en persona hasta hace unas semanas a los niños del área infantil del Hospital Miguel Servet, en Zaragoza, ahora pueden llegar allá donde haya un dispositivo conectado a internet a través de vídeos diarios que graban en sus casas.

Ana cuenta a Efe que todos los jueves cuatro payasos de Clowntagiosos recorrían las habitaciones del hospital para "hacer pasar un rato distinto a los niños y los familiares". Este año, además, dos bufones más habían empezado a hacer esa labor también en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

"Ahora grabamos un vídeo cada día y los subimos directamente a Facebook e Instagram y todo el mundo lo puede ver", explica, aunque reconoce que "sabe mal el no poder estar ahí físicamente".

"Volveremos con más fuerza", añade, segura de que "entre todos saldremos de esta", y manda un mensaje a sus pequeños que hace extensible a los mayores: "Que nunca dejen de reír y que nos vemos pronto".

Otra de las integrantes de Clowntagiosos es Jessica, Rosiuska cuando se enfunda la nariz roja, que ha pasado de hacer el bufón en las habitaciones del hospital a las habitaciones de su propia casa.

"La distancia es física pero pensar que los tienes tan cerquita en la pantalla es como si les tuvieses delante. Cuando monto el vídeo estoy pensando qué les puede hacer gracia o sacar una sonrisa, tanto a los niños como a los padres", comenta.

Además de tener "bastantes fans" gracias a las redes, valora también que han aprendido "nuevas herramientas y programas".

"En mi caso no hay mal que por bien no venga, porque estoy aprendiendo a editar vídeos", apunta.

El suyo es uno de los ejemplos de cómo se han reinventado en tiempo récord los voluntarios para seguir entreteniendo a los niños en hospitales a pesar del confinamiento.

En el Hospital Materno Infantil de Badajoz, los voluntarios del servicio de Oncología Pediátrica han creado un canal de YouTube para amenizar las tardes de los niños con cáncer.

Lo mismo hace la asociación Sonrisa Médica a través de "cápsulas clownéticas" que suben a la misma plataforma, mientras que instituciones como el Museo Memoria de Andalucía de CajaGranada Fundación ha puesto en marcha un programa de actividades y talleres al que ha llamado 'Arteterapia, Arte a pie de cama'.

También en Madrid las asociaciones se esfuerzan por llevar el entretenimiento a la red para que los padres y madres tengan un recurso en el que apoyarse sin voluntarios presenciales, o para que sean niños confinados en sus casas quienes se entretengan.

Es el caso de Akafi, que desde 2004 trabaja con los pacientes del Hospital Niño Jesús y ante el confinamiento ha querido "mantener viva la maquinaria de sus proyectos" con dos blogs: 'El tren de los sueños', más familiar, y 'Yo me quedo en casa kids', plagado de actividades y sorpresas.

El objetivo es hacer llegar a los niños "opciones de ocio, de entretenimiento, educativas, lo que podamos, lo que está en nuestra mano", cuenta Carlos, fundador de la asociación.

Sandra, que gestiona el blog 'kids', pide a los pequeños que "se diviertan mucho y que jueguen mucho".

"Los conocemos a todos y son unos valientes. No esperábamos menos de ellos, sabemos que se están portando genial. Les echamos mucho de menos, y esperamos que ellos a nosotros también", dice.

A través de emoticonos, Akafi propone adivinar películas y refranes, ofrece dibujos para dar las gracias a los sanitarios e invita a escribir un diario para que los pequeños lo compartan cuando se pueda volver al cole.

Además de actividades, también recogen cartas y dibujos que niños -y no tan niños- que confinados en sus casas escriben para los pequeños ingresados en centros hospitalarios.

"Hola, preciosura", comienza una de las misivas virtuales. "Me han dicho que estos días estás en el hospital, que te estás recuperando porque te has puesto malito. Te escribo esta carta para mandarte mucho ánimo y muchos besos y abrazos cargados de amor para que te pongas bueno pronto". 

Etiquetas
Comentarios