Despliega el menú
Sociedad

sobrellevar la cuarentena

Aplaudir en el balcón de día: estos son los efectos del cambio de hora estando confinado

Los expertos opinan que este año el adelanto primaveral del reloj del próximo domingo se "colará por la puerta de atrás": "Hay mucha gente que ya está deshorada por el encierro".

Se trata un periodo de adaptación que afecta fundamentalmente a los estados de ánimo, las alteraciones del sueño y los hábitos alimenticios
El domingo día 29 de marzo a las 2.00 serán las 3.00.
HA

Aunque tiene ciertos efectos fisiológicos, este año el cambio de hora que se producirá este domingo (a las 2.00 serán las 3.00) puede tenerlos más de carácter anímico, debido a la excepcional situación de confinamiento que vive la sociedad española.

"Es cierto que en época normal, el hecho de tener una hora más, de que el día alargue, a mucha gente le gusta, porque le parece que dispone de más tiempo, lo que es una pura ficción", explica Juan Antonio Madrid, catedrático de Fisiología de la Universidad de Murcia y miembro del comité científico de la Sociedad Española del Sueño. Pero es una 'ficción' cuya ausencia en este caso puede ahondar en la angustia que produce estar encerrado. La primavera sucede fuera de casa. Y se escenificará muy pronto, cuando los españoles salgan a las 20.00 a aplaudir al balcón y sea de día.

Más allá, Juan Antonio Madrid cree que este adelanto del reloj primaveral, que suele tener más efecto en los ritmos vitales que el invernal, en esta ocasión se "colará por la puerta de atrás ya que muchos están ya deshorados" por el encierro. "Comparado con la que está cayendo -dice Madrid-, el cambio de hora resulta más banal que nunca". Es más, ya que en muchos casos las obligaciones laborales han desaparecido, se puede uno "adaptar más poco a poco".

Desde la Unidad del Sueño de la MAZ, la neurofisióloga María Jesús Valiño, recomienda, no obstante, aprovechar el cambio de hora para plantearse unas rutinas en el caso de los que no trabajen, para "regular los ritmos circadianos". "De normal no afecta mucho, y en dos días se regula", explica Valiño quien, no obstante, indica que actualmente hay menos "reguladores externos", como el horario laboral o la luz natural.

En el caso de los niños, la psicóloga Elia Usieto recomienda compensar ese retraso de una hora levantándoles un cuarto de hora antes cada día: "Como cuando se regresa al colegio en septiembre después de unas vacaciones".

Juan Antonio Madrid subraya la importancia de la rutina. "Porque es un regulador del sueño, pero también quita la ansiedad". "Te sitúa en el presente", añade. Así que recomienda, tras unos primeros días de autoindulgencia, encarar los siguientes siendo "disciplinado, aunque no apetezca".

También, "permanecer lo más posible a dieta de información, incluido el guasap". A su juicio, se debería aprovechar el encierro para "frenar y mirarnos hacia dentro" y también para "recuperar vínculos sociales", que no es lo mismo que estar todo el día pendiente del teléfono. "Cada día -dice Madrid- intento marcarme un objetivo nuevo".

Etiquetas
Comentarios