Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

¿Por qué me pasa?

Por qué se curan más rápido las heridas que me hago de día

Las heridas diurnas se curan nada menos que 11 días antes que las nocturnas.

La clave de la cicatrización está en los fibroblastos
La clave de la cicatrización está en los fibroblastos
Alexis Martin

Los arañazos, las contusiones y las magulladuras que sufrimos mientras luce el sol se curan bastante más rápido que las nocturnas. Concretamente 11 días antes, de acuerdo con un reciente estudio británico.

La clave está en que los fibroblastos, unas células productoras de colágeno y con un papel clave en la cicatrización de las heridas, no se comportan igual a todas horas. Entre otras cosas porque acuden más rápido al lugar de la herida cuando esta se produce en la fase activa del ritmo circadiano. Es decir, de día para los seres humanos (y de noche para los ratones) que es cuando aumenta la actividad de una proteína, la actina, esencial para que los fibroblastos se muevan y puedan reparar de los tejidos dañados.

La cuestión es que, como consecuencia de este ‘horario’, las heridas matutinas sanan aproximadamente en 17 días, mientras que las infringidas durante la noche tardan 28 días en curarse. Es más, cultivando fibroblastos en una placa de petri los investigadores comprobaron que durante el día se desplazan aproximadamente el doble a curar la herida. Una diferencia abismal.

John O’Neill y su equipo están entusiasmados con el descubrimiento. Dicen que si se consigue resetear el reloj interno celular antes de cualquier intervención quirúrgica, la recuperación sería mucho más rápida. Sobre todo para cirugías vespertinas o nocturnas.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios