Despliega el menú
Sociedad

entrevista

Lorena Giménez: "Todos llevamos dentro un ser social dispuesto a cambiar el mundo"

Licenciada en Periodismo y Antropología, Lorena Giménez Cestero es además Premio Nacional de Emprendimiento Social (2009), Zaragozana Ejemplar (2019) y dirige la recién creada Social Impact Academy. 

Lorena Giménez, responsable de la Asociación Ilógica, al frente de la Social Impact Academy
Lorena Giménez, responsable de la Asociación Ilógica, al frente de la Social Impact Academy
Oliver Duch

Acaba de ser nombrada directora de la Social Impact Academy para formar a 17 futuros líderes.

Sí. Es un proyecto innovador, una escuela de emprendimiento social y liderazgo para jóvenes de 18 a 25 años, creada por la Dirección General de Gobierno Abierto e Innovación Social en colaboración con el Instituto Aragonés de la Juventud. Este tipo de formación es habitual en Europa, pero en Aragón no había nada similar.

¿Y qué objetivos persiguen?

Lo que verdaderamente sustenta esta iniciativa es el beneficio social: las personas. Buscamos a 17 jóvenes que aporten ideas –no tienen por qué ser proyectos concretos–;jóvenes que quieran cambiar su mundo, su entorno, que quieran aportar su granito de arena a esta sociedad para mejorarla.

¿Cambiar el mundo? ¿Cómo?

Yo digo siempre que esas ideas han de surgir de algo que tú hayas vivido; que te haya tocado a ti, a tu amigo, a tu padre... Que te hayas sentido afectado y que, realmente, quieras cambiar esa realidad que has visto que no funciona. Si no es así, se pierde la fuerza, el entusiasmo, el impulso personal y motivacional para hacer las cosas.

Está claro que los líderes ya no nacen… se hacen.

Hay una parte que nace y otra que se hace. Un verdadero líder tiene que saber trabajar en equipo y darse cuenta de que no puede llevarse todas las medallas, porque, realmente, no son solo suyas.

Sí, pero, cuéntenos, ¿cómo se forma a un líder social?

Queremos que aprendan a sacar todo el potencial que llevan dentro y que desconocen que lo tienen, porque no nos enseñan a descubrirlo. Vamos aprendiendo materias, aprobando exámenes…, pero no conocemos cuáles son nuestras fortalezas y debilidades.

Siga, siga, por favor.

Tienen que aprender a hablar en público, a planificar un proyecto, a cuadrar su tiempo, recursos y necesidades… Y, sobre todo, tenemos que prepararlos psicológicamente para el proceso. Todo proyecto es un viaje:tropiezas, te caes y te levantas, derivas, chocas, te deprimes y te vuelves a ilusionar... Tienen muchas herramientas potenciales para hacer cosas importantes, pero hay que enseñarles que pueden hacerlas.

¿Cree, realmente, que están dispuestos a cambiar el mundo? ¿No es mucho pedir?

Creo que se infravalora y se utiliza a los jóvenes. Si realmente les diéramos las capacidades y oportunidades, lo harían. Todos llevamos dentro un ser social dispuesto a cambiar el mundo. Lo que ocurre es que, muchas veces, no interesa;interesa más que vayas por el camino marcado (formarte, trabajar...). Eso de salirse del camino... Realmente, no nos enseñan que tú puedes cambiar el mundo. Es un peligro. ¿Imagínese que todo el mundo pensara que puede cambiar el mundo? Nos han enseñado que no vale la pena luchar.

¿Y qué les preocupa hoy a los jóvenes? ¿Cuál es su lucha?

Ahora mismo, el cambio climático es lo que mayor visibilidad tiene. Pero hay otros problemas que nos cuesta más ver: en tu propio barrio, los abuelos que viven en soledad sin desearla, jóvenes con pequeños proyectos que no saben o no pueden realizar. Mil cosas. Solo tienes que abrir los ojos y mirar a tu alrededor… Pero, claro, eso no vende tanto; no tiene tanta audiencia en los medios.

¿No viven demasiado pendientes de las redes sociales?

En ellas alcanzan la visibilidad que no tienen en otros ámbitos, donde no se les escucha;logran seguidores y reacciones rápidas, inmediatas. Pero la tecnología ha mermado sus habilidades sociales, su red social real.

¿No es poco tiempo (tres meses) y aún menos dinero (20.000 euros) para formar a 17 líderes y financiar sus proyectos?

Tenga en cuenta que se trata de la primera edición;hay que ponerla en marcha. Es difícil implicar a la gente sin saber qué respuesta va a tener un proyecto. Creo que van a surgir ideas de gran impacto;que va a ser un gran éxito. 

Etiquetas
Comentarios