Despliega el menú
Sociedad

educación 

Cosas con ciencia: hielo en el agua y el color de las estrellas

¿Te has preguntado alguna vez por qué los icebergs son blancos y no transparentes como el hielo? Lo que seguro que no sabías es que conocemos la velocidad de una estrella ¡simplemente viendo su color! 

Hielo en el agua 
Freepik

Hielo en el agua

Estamos tan acostumbrados a ver hielos flotando en nuestro refresco, o fotos de icebergs, que no solemos pensar en que se trata de una propiedad del agua muy anómala: para la mayoría de las sustancias, el sólido es más denso que el líquido, y cuando se juntan, el primero se va al fondo. Si ocurriera lo mismo para el agua, cuando los lagos, los ríos o el mar se congelan, el hielo se iría al fondo, el agua superficial seguiría congelándose, y en seguida quedarían un bloque compacto de hielo, de la superficie al fondo, que impediría a los seres vivos mantenerse, como sí lo hacen en el agua líquida por debajo de la capa de hielo. La mayor parte de un hielo en agua queda sumergida, pero sobresale más en el caso de los icebergs, porque el agua líquida es salada (más densa), pero la del iceberg no contiene sal. Incluso si el iceberg se ha congelado a partir del agua del mar, en el proceso de congelación el agua forma cristales de hielo y expulsa la sal, que no cabe en su estructura cristalina. Además, los icebergs más grandes normalmente no proceden de agua del mar congelada, sino de glaciares que desembocan en el mar, y están hechos de nieve prensada: por eso son blancos, y no transparentes, como lo es el hielo.

El color de las estrellas
El color de las estrellas
Freepik

El color de las estrellas 

A menudo leemos noticias sobre lo que está ocurriendo en estrellas lejanísimas. Incluso observadas por los mejores telescopios, esas estrellas son solo puntos de luz en el cielo, ¿cómo podemos conocer sus propiedades y comportamiento? Simplemente, gracias a su color. A simple vista, las estrellas nos parecen puntos blancos, pero estudiadas con instrumentos sofisticados, podemos descomponer su luz en frecuencias, o sea, ver qué cantidad de cada color emiten. Resulta que la forma en que un objeto caliente emite los colores es la misma en todo el universo, así que viendo los colores, sabemos la temperatura de la estrella. Hay más: de todos esos colores, en algunos aparecen líneas 'negras', como si la propia estrella los hubiera absorbido. Resulta que cada sustancia (el hidrógeno, el helio, el oxígeno) absorbe luz según una forma (un patrón) definido, también igual en todo el universo: ¡sólo mirando el color, sabemos de qué está hecha la estrella! ¿Algo más? Esos patrones de líneas negras se ven a veces desplazados en frecuencia. Lo mismo que le pasa a una sirena de ambulancia: cuando se acerca es más aguda, cuando se aleja, más grave ¡Sabemos la velocidad de la estrella, simplemente viendo su color!

Etiquetas
Comentarios