Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

El abandono de un perro en una iglesia junto a una triste nota de su dueño conmueve a Inglaterra

En una iglesia abierta por la noche para los indigentes apareció, amarrada en el altar, una mascota con una carta que rogaba su cuidado.

El perro abandonado es de raza Staffordshire
El perro abandonado es de raza Staffordshire
HA

Como se abandonaba en los viejos tiempos a los bebés no deseados, a las puertas de una iglesia y con una nota piadosa, dejó un feligrés a su perro de raza Staffordshire, grande y oscuro. Sucedió en la entrada de la iglesia del Sagrado Corazón de Blackpool, una pequeña población de Lancashire, en Inglaterra, donde encontraron al animal amarrado en el altar a las ocho de la mañana, cuando el personal entraba a trabajar. Este templo permanece abierto las 24 horas, sirviendo de refugio a los vagabundos e indigentes frente al mal tiempo invernal de la región. Pecho blanco y mirada triste, quizás por llorar la huida del amo en la oscuridad de la noche, el can venía con una carta de presentación y excusas. En un folio blanco escrito con boli azul el dueño del animal, en perfecto inglés, suplicaba que "por favor, por favor, por favor, encuentre un bonito hogar para él". No decía, sin embargo, cómo se llamaba. En el templo bautizaron como 'Craker' a esta criatura abandonada.

El dueño -o la dueña- que dejó a su compañero atraviesa una mala racha, según explicaba en su misiva: "Mi perro significa todo para mí y no sé qué más hacer. No tengo casa ni dinero ahora para él. La vida me ha dado un giro realmente malo y no puedo imaginar que él esté a la intemperie conmigo, pasando frío y hambre". De carácter "plácido, amigable y amoroso", según la nota, Cracker cumplirá siete años en marzo y tiene problemas en las patas delanteras. Sensibles, recibía un tratamiento para aliviar su dolor. "Mi corazón está roto y realmente lo extrañaré más de lo que las palabras pueden expresar", afirmaba su dueño, que luego dedicaba sus últimas palabras al perro: "Te amo y lo siento muchísimo". Finalizaba con tres equis. Besos.

Desde ese día, el 18 de diciembre, el perro ha cautivado los corazones de los ingleses. Los párrocos llamaron a la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales, una organización creada en el siglo XIX que investiga la crueldad con los animales y que el año pasado rescató a más de 130.000. Sus responsables acogieron inmediatamente a Cracker y, en pocos días, ha recibido "muchos" mensajes para su adopción, conmovido a buena parte de la sociedad y su rostro tristón ha aparecido en varios medios locales.

Después de una revisión veterinaria que no arrojó ningún sobresalto, las primeras palabras fueron para el amo que se había desprendido tan dolorosamente de su 'amigo'. Le esperan para que lo recoja otra vez, dijeron. Se ofrecían a ayudarlos a ambos, para evitar la "desgarradora" separación. De lo contrario, irá a un refugio y se le buscarán nuevos dueños.

"No ha sido fácil para mí", escribía el amo, al comienzo de una carta de despedida que no ha roto sólo dos corazones. «Es muy triste leer la nota y ver cuánto lo amaba el dueño anterior», decía Will Lamping, portavoz de la protectora de animales, que advirtió que en estos casos es mejor contactar con una asociación especializada en animales, antes de dejarlos dentro de una iglesia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión