Despliega el menú
Sociedad

¿Cuál es el límite de regalos que debería recibir un niño en Navidad?

Los investigadores han concluido que el número idóneo de regalos navideños es cuatro, pero todos ellos deberían ser realmente necesarios y educativos.

El consumismo desmedido en Navidad es un hecho al que habría que poner límites.
El consumismo desmedido en Navidad es un hecho al que habría que poner límites.
Pixabay

La mañana del 6 de enero es, probablemente, la más especial de la Navidad para los pequeños de la casa. Ilusionados, se levantan pronto de la cama para ir corriendo a abrir los regalos que los Reyes Magos les han dejado bajo el árbol. Y, en muchas ocasiones, repiten la práctica en casa de otros familiares, como sus tíos o sus abuelos. Los juguetes se multiplican, aunque la mayoría de las veces sean innecesarios y poco educativos. El consumismo desmedido en Navidad es un hecho al que se debería poner límites. El primero y más importante: disminuir el número de artículos que los niños van a recibir.

La abundancia de regalos no es favorable para los pequeños, porque al darles todo lo que piden, se vuelven inmaduros e insaciables. Sin tener consciencia de ello, los padres provocan que sus hijos pierdan la ilusión y solo pongan el foco en la cantidad. Muchos niños comienzan a abrir paquetes de forma automática: uno detrás de otro, casi sin pararse a mirar lo que reciben. Ante el exceso, se sobreestimulan, su atención se dispersa, se sienten desbordados y no saben en qué centrarse. Al final, terminan sin prestar atención a ninguno de los juguetes. Además, si reciben al mismo tiempo todo lo que han pedido, disminuye su nivel de tolerancia a la frustración y dejan de valorar lo que tienen. Los padres deberían ponerse de acuerdo con los Reyes Magos con antelación y velar para que no haya una plaga de objetos materiales.

Disciplina positiva: la regla de los cuatro regalos

Muchos pedagogos han estudiado cuál es el límite ideal de regalos y todos han llegado a la misma conclusión: cuatro. Pero se refieren a cuatro cosas específicas: un libro, algo necesario, otra que se pueda llevar y finalmente una que realmente desee. Lo fundamental es apostar por la calidad y no por la cantidad, sobre todo cuando los niños ya han cumplido los cuatro años.

Los padres también tienen una oportunidad de oro a la hora de escribir la carta a los Reyes. Pueden ayudar a sus hijos para acotar qué y cuánto van a pedir. Hay que tener en cuenta lo que el niño necesita y qué puede despertar sus habilidades cognitivas, sociales o motrices. Y si, pese a todos los esfuerzos, los camellos este año vuelven a venir demasiado cargados, los expertos recomiendan dosificar los juguetes a lo largo del tiempo o enseñar al pequeño a compartir.

Consejos útiles

Tener en cuenta la edad y los gustos del niño, por encima que lo que se anuncie en publicidad. Comprar aquello que realmente se desee. Apostar porjuguetes educativos que favorezcan la creatividad de los pequeños. Buscar algo práctico que el niño realmente necesite. Regalar experiencias, como una escapada en familia o un día en el parque de atracciones. Cuando pase el tiempo, los pequeños recordarán antes una experiencia vivida que cualquier otro obsequio material.

Etiquetas
Comentarios