Despliega el menú
Sociedad

educación

Más de siglo y medio de Magisterio en Zaragoza

La Facultad de Educación acoge, hasta el próximo 13 de diciembre, una exposición que conmemora el 175 aniversario de los estudios de Magisterio en Zaragoza

Una joven contempla una vitrina con libros y documentos expuestos
Una joven contempla una vitrina con libros y documentos expuestos
Aránzazu Navarro

Una sencilla y cuidada exposición, abierta al público en horario de mañana y tarde hasta el 13 de diciembre, y que lleva por título ‘175 Años de Magisterio: de la Escuela Normal a la Facultad de Educación’, acoge en la Facultad de Educación de Zaragoza una sintetizada revisión histórica de los estudios que facultaron a los maestros para educar a una parte importante de los aragoneses.

Benjamín Jarnés, Amparo Poch o Lázaro Carreter

Tantos años de formación dejarían muestras culturales en la sociedad aragonesa en general. En ella se cuentan las múltiples ubicaciones que ha tenido la Facultad hasta su reivindicado edificio actual, exclusivo; que la formación de maestros era sostenida en tiempos con fondos de la Diputación Provincial y el Ayuntamiento; que fue en 1970 cuando entró a formar parte de la Universidad de Zaragoza.

La muestra puede visitarse hasta el próximo 13 de diciembre
La muestra puede visitarse hasta el próximo 13 de diciembre
Aránzazu Navarro

La visita, recomendada para quienes hayan estudiado allí –que se verán otra vez en sus años jóvenes– o no, descubre que estudiaron Magisterio personajes tan ilustres como Benjamín Jarnés, Amparo Poch o Lázaro Carreter, y otros, de los cuales se conservan sus expedientes académicos. En sus vitrinas se exponen libros, tanto de texto como de asuntos de pedagogía y psicología de entonces que son una joya, algunos con consejos de urbanidad que cuesta entender con nuestros valores actuales. También útiles ópticos ya olvidados como el proyector de opacos o varios modelos de retroproyectores; tocadiscos y magnetófonos varios, que provocarían sonrisas a nuestros actuales alumnos. ¡Qué decir al volver a ver aquellos bloques multibase para enseñar matemática moderna, o alguno de los mapas expuestos! No faltan pupitres y sillas de aquella formica anodina donde se formaron maestros y maestras recién jubilados, que seguramente estarán tentados a sentarse de nuevo en ellos para recuperar emociones.

El ambiente parece impregnado de un cierto provincialismo coercitivo que impregnó nuestra formación, como el hecho de que la coeducación, que había tenido destellos anteriores, no llegó hasta el plan de 1967.

En fin, sobre todo enseñantes, no se la pierdan. En unos cuadernos en blanco pueden dejar sus impresiones.

Etiquetas
Comentarios