Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

curiosidades

Stephen King convertirá su casa de Bangor en un retiro para escritores

Su archivo, ubicado en la Universidad de Maine, también estará disponible en la mansión, aunque solo para académicos e investigadores.

Stephen King, autor de 'El resplandor'
Stephen King, autor de 'El resplandor'
EFE

El problema de tener una preciosa mansión victoriana rodeada por una llamativa y enrevesada verja decorada con arañas, murciélagos y reptiles, es que es difícil pasar desapercibido entre tus vecinos. Cuando además eres uno de los escritores más famosos del siglo XXI, la discreción es todavía más difícil de conseguir. Y aunque Stephen King pase ahora más tiempo en otras residencias de Oxford County o Florida, la vivienda se ha convertido en lugar turístico de culto al que muchos fans se han acercado para fotografiarse, dejar presentes como muñecos o globos rojos, curiosear e incluso, con un poco de suerte, saludar al creador de historias como 'It', 'Carrie' o 'El Resplandor'. De hecho, en Instagram, la casa del escritor cuenta con nombre propio y numerosas publicaciones:

Quizá esta situación haya sido el desencadenante para que la familia King haya decidido darle un nuevo uso a la mansión como archivo y retiro de escritores. Y, atendiendo a las primeras suspicacias, el escritor decidió explicar a través de su cuenta de Facebook, donde cuenta con más de cinco millones de seguidores, qué estaba sucediendo en el número 47 de West Broadway.

"Ha habido mucha prensa reciente, y algo de información errónea, sobre lo que está sucediendo con la casa en 47 West Broadway en Bangor", arrancaba la publicación del escritor en Facebook. "Estamos comenzando con la planificación del retiro de escritores en la casa de al lado, que proporcionará alojamiento para hasta cinco de ellos a la vez. El cambio de uso, que es de lo que se han hecho eco los medios de comunicación, ha sido el primer paso. Estamos todavía a uno o dos años de distancia de un retiro operativo", resumió.

Respecto a sus archivos, "que anteriormente se encontraban en la Universidad de Maine, serán accesibles para visitas restringidas solo con cita previa. No habrá un museo y nada estará abierto al público, pero los archivos estarán disponibles para investigadores y académicos".

Etiquetas
Comentarios