Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Ciencia ciudadana

Easat-2 y Génesis: picosatélites que permiten hacer ciencia ciudadana en el espacio

Los proyectos promovidos por la asociación Amsat EA están abiertos a la colaboración de cualquier persona.

Félix Páez Pavón - EA4GQS - comenta la placa del sistema de energía del EASAT-2 con el ministro Pedro Duque en mayo de 2019.
Félix Páez Pavón - EA4GQS - comenta la placa del sistema de energía del Easat-2 con el ministro Pedro Duque en mayo de 2019.
AMSAT EA

Amsat EA es una asociación cultural española, sin ánimo de lucro, dedicada al estudio, la difusión de información y la promoción y el desarrollo de satélites espaciales para la comunicación del Servicio de Radioaficionados, así como el trabajo educativo, científico y experimentador que lleva asociado. Esta asociación forma a su vez parte de Unión de Radioaficionados Españoles (URE), de la que es Vocalía de Satélites y que cumple este año su 70 aniversario. Los radioaficionados somos un colectivo que sigue muy activo y que se ha adaptado al uso de las nuevas tecnologías, continuando como en sus orígenes, hace más de 100 años, a la vanguardia de las comunicaciones.

Prueba de ello es uno de los proyectos más interesantes puestos en marcha por Amsat EA, de la mano de URE y cuyo nombre es Easat-2, definido inicialmente en 2016 por algunos de sus miembros, como un picosatélite para comunicaciones FM con formato pocketQube 2P (10x5x5cm) y pensado para su utilización por radioaficionados con equipos sencillos, pequeños como walkie-talkies y una antena que te puedes hacer tú mismo. Que sea un picosatélite quiere decir que sus dimensiones son muy reducidas y que utilice comunicaciones en FM (Frecuencia Modulada), quiere decir que puede manejar señales relativamente simples, como las de los receptores de radio FM que tenemos en nuestras casas, aunque con una frecuencia de sintonización algo más elevada. El formato pocketQube hace referencia a satélites que caben en un bolsillo y parte de la base de cubos de cinco centímetros de lado (1P). En el caso de Easat-2 serían dos cubos unidos, lo que daría un volumen de 10x5x5cm (2P).

El formato CubeSat de satélites, que se ha vuelto muy popular, sobre todo en universidades, y que consiste en cubos de diez centímetros de lado (o agrupaciones de estos) fue descartado por su alto coste de lanzamiento, cercano a los 100.000 euros. Elegir la naciente plataforma pocketQube supuso también un reto, ya que no se encontraba en ese momento ningún hardware disponible ni había una estandarización definida.

Tras los primeros análisis de viabilidad realizados se decidió darle al sistema la funcionalidad de permitir utilizarlo como canal simple de FM y como lo que en radioafición se llama banda lateral única (un tipo de modulación como la AM de las radios pero que aprovecha mejor la energía para llegar más lejos) y/o modos digitales. Para lograrlo se incorpora un transpondedor lineal de unos 20 kHz de ancho de banda. El que el satélite incorpore este módulo permite, por tanto, que pueda repetir cualquier señal que reciba, tenga la forma que tenga, sea en FM, AM o formas digitales como las utilizadas por los ordenadores. Cualquier señal que reciba será reenviada de nuevo a la Tierra, comportándose como un repetidor general de comunicaciones en el espacio, que nos permita hablar con puntos distantes o incluso en emergencias.

Tras incorporarse al proyecto los alumnos del Club del Aire de la Universidad Europea de Madrid en 2017 se añadió también como carga experimental un motor Stirling, en desarrollo como demostrador de un sistema de energía independiente de los paneles solares, permitiendo la generación de corriente eléctrica en el espacio basándose en diferencias de temperatura entre dos puntos. El proyecto lo están llevando a cabo actualmente ingenieros y técnicos de Amsat EA, junto con alumnos de la Universidad Europea de Madrid, así como de ICAI bajo supervisión de profesores.

Amsat EA es responsable de la parte electrónica, lo cual incluye el sistema de energía, el ordenador de a bordo y el transpondedor lineal, este último con ayuda de alumnos de ICAI, junto con el sistema de antenas. Los alumnos de la Universidad Europea aportan el diseño y construcción de estructura, modelo térmico, mecánica y control de orientación. La Unión de Radioaficionados Españoles colabora y contribuye al proyecto con soporte y financiación, ya que es un proyecto para uso de radioaficionados.

En cuanto a las novedades que aporta, destacar que apenas un puñado de pocketQubes se ha lanzado hasta el momento. Es un reto en sí mismo conseguir que una plataforma tan pequeña funcione y lo es aún más incorporar un transpondedor lineal y un motor Stirling. Nunca se ha llevado a cabo este hito antes en un satélite tan pequeño.

Actualmente se está trabajando también en una versión de bajo coste basada en el Easat-2, cuyo nombre es Génesis, y que contempla la realización de dos satélites gemelos con pequeñas diferencias. Los Génesis podrían ser lanzados a una órbita de duración dos o tres meses con alguna de las compañías que están trabajando en nuevos cohetes. Estos proyectos están abiertos a la colaboración de cualquier persona y permiten poder hacer ciencia ciudadana en el espacio. Ser radioaficionado tiene como uno de sus fines el experimentar, probar y divulgar conocimiento y experiencias. Es una afición que complementa tu aprendizaje, también prácticas idiomas o incluso te ayuda en tu carrera STEM.

Se puede contactar con nosotros en: Unión de Radioaficionados Españoles ure@ure.es

Félix Páez Pavón Ingeniero Superior de Informática por la Universidad Autónoma de Madrid y radioaficionado con indicativo EA4GQS. Pertenece a la asociación Unión de Radioaficionados Españoles y preside desde hace dos años Amsat EA. contacto@amsat-ea.org

Esta sección se realiza en colaboración con el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España, coordinado por la Fundación Ibercivis

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios