Despliega el menú
Sociedad

educación

Escolares de Pina y Fuentes de Ebro ayudan a los científicos

‘Melanogaster Catch the Fly!’ ('atrapa la mosca') es el nombre del proyecto europeo de ciencia ciudadana, en el que están involucrados alumnos del CEIP Ramón y Cajal de Pina de Ebro y del IES Benjamín Jarnés de Fuentes de Ebro (Zaragoza). Colectan moscas de la fruta para que los investigadores puedan secuenciar y analizar su genoma.

Los escolares recogen las moscas, en los frutales, con la ayuda de un aspirador entomológico
Los escolares recogen las moscas, en los frutales, con la ayuda de un aspirador entomológico
CEIP Ramón y Cajal

El CEIP Ramón y Cajal de Pina de Ebro y el IES Benjamín Jarnés de Fuentes de Ebro (Zaragoza) participan en el proyecto ‘Melanogaster Catch the Fly!’ (‘atrapa la mosca’), en marcha desde 2016 y en el que, además de aragoneses, colaboran estudiantes de secundaria de Castilla-La Mancha, Valencia, Andalucía y Cataluña, "colectando moscas de la fruta, clasificándolas y preparándolas para que los investigadores puedan secuenciar y analizar su genoma", explica Zahara Alonso, profesora del CEIP Ramón y Cajal de Pina. "Se trata de un proyecto de ciencia ciudadana europeo –continúa–, financiado por el European Research Council (ERC), la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) y el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, en el que investigadores, comunicadores, profesores, estudiantes de primaria y secundaria y ciudadanos trabajan con el fin común de entender cómo los organismos se adaptan al ambiente, tomando como modelo la mosca de la fruta, Drosophila melanogaster".

‘Atrapa la mosca’

La recogida de muestras se hace en campos de frutales. "Los estudiantes las capturan con la ayuda de un aspirador entomológico, un tubo de goma a través del cual se aspiran los insectos, que quedan depositados en un tubo. De vuelta en clase, y con la ayuda de lupas, separan las moscas macho de las hembras y, a continuación, separan las hembras por especies: Drosophila melanogaster y Drosophila simulans. También colectan ejemplares de Drosophila suzukii, una especie que es una plaga para los cultivos y que, por lo tanto, es muy importante conocer su distribución y abundancia en nuestro país", explica la profesora. Gracias a la participación ciudadana, nos cuenta, el muestreo ha dejado de ser un factor limitante para los investigadores, que no solo disponen de muestras de muchas más localidades de las que ellos podrían conseguir, sino que, además, al implicar a los centros educativos y a la ciudadanía en el proyecto dan a conocer «la investigación científica de frontera que se hace en nuestro país".

Este año, el proyecto da el salto a Europa con la incorporación de institutos alemanes y el interés mostrado por centros educativos de Francia y Portugal.

Etiquetas
Comentarios