Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

sexo

Siete prácticas que hacen peligrar la eficiencia del preservativo

Y unos cuantos consejos para solucionarlo.

Preservativos
Aunque no es el único método anticonceptivo, sí es el más común.
Pixabay

Nunca, bajo ningún concepto, deberías inhalar un condón. Parece muy obvio, pero es uno de los retos que se han hecho virales entre los adolescentes, concretamente, de los que acarrean un gran riesgo para la salud, ya que el material puede quedarse atascado en las vías respiratorias y provocar asfixia.

Pero al margen de esta práctica, existen otras menos obvias que afectan negativamente al éxito del objetivo concreto para el que fue creado el preservativo: proteger contra Infecciones de Transmisión Sexual y evitar un posible embarazo no deseado.

"El preservativo ya lleva lubricante, no hace falta más"

Aunque los preservativos vienen con algo de lubricante y el propio cuerpo humano lo genera, en ocasiones se necesita un plus, por lo que se puede echar mano de un producto especializado. No añadir más lubricante en caso de necesidad puede provocar, además de irritación y molestias debido a la fricción, que el preservativo pueda llegar a quebrarse. Además, existen lubricantes de diversos sabores y efectos que pueden jugar a favor de las fantasías sexuales.

Guardar el preservativo en la cartera: error

Dejar un condón sin más protección que su envoltorio en la cartera, el bolso, el coche, el bolsillo u otros lugares improvisados expone al material al calor u objetos punzantes como las llaves, que pueden dañar, rasgar o agujerear el látex.

Son como los pantalones: existen tallas

Un preservativo más pequeño ejerce una presión perjudicial y uno más grande puede salirse, lo recomendable es que cada uno pruebe la suya. También existen opciones alternativas para aquellos que son alérgicos al látex.

¿Los condones caducan?

Sí. Depende de la lubricación y el espermicida que contengan, pero pueden tener una vida útil de entre 3 y 5 años habitualmente. No obstante, lo más recomendable es revisar la fecha de caducidad cada vez que vaya a utilizarse uno y, si el preservativo está caducado, no utilizarlo.

Uno y no más

Esta recomendación tiene dos significados: ni más de un condón al mismo tiempo son más efectivos, ni uno puede volver a emplearse después de ser utilizado. Al contrario, ambas prácticas reducen la efectividad de estos anticonceptivos y aumentan el riesgo de exposición a ITS y embarazo.

El sexo oral, mejor con preservativo

El sexo oral es una conducta de riesgo si no se toman las precauciones adecuadas. "La penetración no es la única vía por la que pueden entrar en contacto fluidos corporales ni, por lo tanto, por la que se pueden contraer Infecciones de Transmisión Sexual", como explica Formación Grupo ASV, por lo que es recomendable utilizar anticonceptivos que eviten el contacto directo mediante preservativos o barreras de látex.

Solo hay una posición correcta (para el condón)

Si buscas en la caja de los preservativos encontrarás las instrucciones, las mismas que también puedes encontrar en las páginas de las marcas de este producto. El condón está preparado para deslizarse en un sentido a lo largo del pene, por lo que si escoges el lado incorrecto será difícil colocarlo bien. Si te has equivocado de lado y ha entrado en contacto con la piel, no le des la vuelta y lo reutilices. Recuerda apretar la punta del preservativo al tiempo que lo colocas para evitar que se forme una burbuja de aire que pudiera provocar roturas en el látex.

Etiquetas
Comentarios