Despliega el menú
Sociedad

vuelta al cole

Un calcetín: el truco para no desesperarse al forrar los libros de texto

Se acabaron las burbujas en las tapas, los sobrantes mal recortados y el celo despegado: internet nos enseña cómo conseguir un resultado de diez.

Libros de texto almacenados en una librería de Zaragoza a comienzos de la pasada campaña escolar
Libros de texto de una librería de Zaragoza a comienzos de la pasada campaña escolar.
Aránzazu Navarro.

Forrar los libros es la pesadilla de cualquier padre. Todos sabemos que es esencial para preservar el buen estado de los libros de texto (y evitar que los pequeños derramen y arruguen el material que tanto gasto ha supuesto para la economía familiar), pero no siempre disponemos de tiempo y paciencia para hacerlo como es debido... ¿El resultado de la desgana y las prisas? Unos libros llenos de burbujas que sacarán de quicio a mayores y pequeños y sembrarán la discordia en casa.

Para atajar las discusiones, la bloguera Mimodemami cuenta con un truco infalible que, desde hace dos años, ayuda a padres y padres a empezar y acabar con éxito la ardua tarea de forrar los libros de texto. Y para ello, se sirve de un arma secreta tan efectiva como inesperada: un calcetín. El tutorial de You Tube donde lo muestra casi alcanza las 300.000 visualizaciones y, la verdad, no es para menos: en pocos minutos se consigue un gran resultado utilizando tan solo forro autoadhesivo, unas tijeras y un calcetín hecho una pelota.

Cómo forrar libros de texto con el método tradicional

Libros vuelta al colegio
1

Preparar la mesa de trabajo

No podemos forrar los libros en cualquier rincón de casa: hay que buscar una superficie amplia y plana que nos permita maniobrar. Lo mejor es escoger una mesa sin rugosidades o, en caso de no contar con una, el suelo de casa; así como evitar sofás y camas. 

Forro libros
2

Es hora de extender el forro

Con cuidado, y sin tirones, toca desenrollar el forro y colocar encima (y cerrado) el libro que vamos a proteger. Lo mejor es, antes de cortar, dejar unos cinco centímetros de margen alrededor de la tapa, ya que nos permitirá cubrir bien el cuaderno sin necesidad de malgastar demasiado material.

Papel de burbujas
3

¡Cuidado con las burbujas!

Una vez que tenemos la medida del forro con la que hay que cubrir el libro, hay que poner toda la atención en huir de las burbujas que, además de quedar antiestéticas, pondrán en peligro la efectividad de nuestro trabajo. Para ello, hay que doblar el sobrante del plástico por dentro de una de las tablas y asegurarlo con un trozo de celo, y repetir el proceso por el anverso del libro, después de haber pasado con cuidado el calcetín que facilita la adhesión del forro a la superficie y elimina las burbujas.

Tijeras
4

Dos cortes maestros... ¡y a forrar!

Fijado el celo a ambas caras del libro, llega la hora de hacer los dos cortes maestros que nos darán la victoria: los que van desde las dos esquinas de lomo, con una inclinación de 45º, hacia los extremos del forro superior e inferior. Gracias a ambas secciones, podremos doblar hacia dentro el excedente del forro y fijarlo con el celo, tensando bien el plástico, para asegurar que los libros llegarán en perfecto estado al final del curso.

Etiquetas
Comentarios