Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

El desmitificador

Tres mitos para mear y no echar gota

¿A quién no le han dicho alguna vez que si te haces pis en la piscina el agua se pondrá roja? ¿O que la mejor solución si te pica una medusa es mearse encima de la picadura? Veamos qué hay de cierto.

¿Hay detectores de orina en las piscinas?
¿Hay detectores de orina en las piscinas?
Josefrén

Por primera vez, el Desmitificador continúa sus andanzas desmitificadoras durante el verano. Toma sorpresa. Además, tiro la casa por la ventana, y os traigo tres mitos por el precio de uno. Como quizás hayáis podido adivinar por el título, estas tres leyendas urbanas están relacionadas con las aguas menores. Con el pis, vaya. Y a la vez tienen que ver con actividades veraniegas. Porque, ¿a quién no le han dicho alguna vez que si te haces pis en la piscina el agua se pondrá roja? ¿O que la mejor solución si te pica una medusa es mearse encima de la picadura? Lamento daros una mala noticia: son mentiras como templos.

El mito de las pis-cinas

Empecemos por el mito de la piscina. Supuestamente, las piscinas y los jacuzzis tienen una sustancia mágica que detecta trazas de orina y, tras una reacción química, deja una delatora nube de color alrededor del culpable. Según la Asociación Nacional de Piscinas de los EE. UU. –os juro que no me he inventando esto, es una fundación real, con su página web y todo– el mito de los indicadores de orina en las piscinas “es el más extendido entre los usuarios”. Según sus encuestas, más de la mitad de los estadounidenses creían que el compuesto delator existe de verdad. Qué poquita curiosidad tienen los americanos, con lo fácil que sería comprobarlo. Pero no os pongáis a hacer el ‘fact-checking’ vosotros, que es una guarrada. Ya os explico yo por qué no existen los detectores de pis.

La respuesta es relativamente sencilla, a la par que tranquilizante. Como sabréis, las piscinas y jacuzzis están convenientemente tratadas con mezclas de sustancias muy oxidantes como el cloro o el ozono, usadas como desinfectantes. Resulta que estos productos, que nos protegen de bichitos infecciosos, también reaccionan con los diferentes ingredientes de nuestra orina, creando una colección de ‘subproductos’ muy difícil de identificar. Vamos, que los detectores no funcionan porque, afortunadamente, los desinfectantes actúan antes. Aunque ojo, algunas de las sustancias que excretamos por vía pipí son como los galos, resisten ahora y siempre al cloro invasor. Tranquilos, tampoco provocarán las manchas delatoras, pero si alguien se pone a hacer análisis del agua más adelante… os pueden pillar. Sobre todo si venís de tomar un refresco en el chiringuito de al lado. Y es que el acesulfamo de potasio, un edulcorante de uso común (también conocido como E950), es una de estas sustancias que sobrevive a la oxidación y puede delatar a los meones en un análisis químico posterior. En fin que no hagáis pis en las piscinas, leches.

Joey no tenía razón

Y tampoco os hagáis pis encima. Ni siquiera cuando os pique una medusa porque, amigos, este es otro de los mitos que queremos tumbar hoy. En ‘Friends’, a Mónica le pica una medusa, y en uno de sus sorprendentes alardes de lucidez, Joey recuerda “haber visto en Discovery Channel que mear encima de la picadura es la solución”. Pero es un error. Como nos explican en 'Maldita Ciencia', algunas sustancias presentes en nuestra orina pueden calmar el escozor a corto plazo, pero luego la cosa irá a peor. Esto ocurre porque, al picarte, la medusa introduce bajo tu piel unas células venenosas llamadas ‘nematocistos’, que pueden seguir liberando sustancias irritantes durante mucho tiempo. Y, precisamente, cuando las células detectan cambios muy bruscos a su alrededor es cuando más veneno sueltan. ¿Se os ocurre algo más brusco que que te meen encima? Te cae encima un líquido a presión, calentito, y que huele mal. Yo si soy un nematocisto, expulso mi veneno a toda leche, por lo que pueda pasar.

Entonces, ¿qué hago si me pican? Ante todo, calma. Y, si puedes, acude al socorrista o a la Cruz Roja lo antes posible. Si no, lo mejor es seguir los siete pasos que recomienda Marián García (@boticariagarcia) en '20 Minutos': lava la zona con cuidado con agua de mar, intenta retirar los tentáculos (sin usar pinzas, lo mejor es arrastrarlos con algo plano, como una tarjeta de crédito), aplica hielo y, si puedes, un poquito de bicarbonato. Si te molesta mucho mucho, ve a la farmacia y consigue antiinflamatorios (ibuprofeno) y una crema que tenga hidrocortisona, que aliviará el picor. Evita el sol en esa zona y, si ves que la cosa empeora, vuelve al paso uno: ¡busca un médico!

Madonna (y Mercedes Milà), tampoco

Acabamos la serie de mitos veraniego-urinarios con uno que tal vez hayáis escuchado menos, pero que he empezado a leer en varios sitios como una 'solución ecológica' a las infecciones por hongos en los pies. Sí, hay quien dice que la mejor solución al pie de atleta –que no es ningún superpoder sino una infección causada por unos hongos que se alimentan de queratina, una proteína presente en nuestras uñas y las capas externas de nuestra piel– es hacerse pipí encima. ¿A quién se le ocurrió esta gilipollez? Si has cogido hongos, seguramente es que no te has limpiado (ni secado) muy bien los pies tras visitar una zona de riesgo – según la Wikipedia, zonas húmedas como piscinas, baños, duchas, o saunas-. Entonces, ¿qué te hace pensar que echar pis encima va a mejorar la situación?

Se ve que algún genio vio que las cremas contra el pie de atleta contienen urea, uno de los ingredientes de nuestra orina. Y luego también estuvo Madonna, que en 1994 confesó utilizar este 'truquillo' contra los hongos en una entrevista en el programa de David Letterman. Pero, en serio, dejad de hacer caso a los famosos si vais en busca de consejos de salud. Algún día os llevaréis un susto. Efectivamente, algunas cremas tienen urea porque esta sustancia tiene propiedades antimicrobianas, y además ablanda y exfolia la piel. Pero, parafraseando a Paracelso: “El secreto está en la dosis”. Las cremas tienen concentraciones de urea altísimas, casi siempre a partir de un 40% de esta sustancia. Y nuestra orina apenas llega a un 2% de urea. Porque el pis es como las sandías, el 95% es agua. Tendrías que hacerte mucho, mucho pis encima para que te hiciera algo de efecto.

De propina… ¿más orina?

¿Todavía queréis más? Que os he traído tres mitos en una sección que normalmente solo lleva uno, y encima es verano. ¡Tendría que estar de vacaciones! Así que nada, me voy un ratito a tomar el sol al jardín, lejos de los peligrosos hongos que invaden nuestras piscinas y de las medusas que infestan nuestras playas. Recordad que este verano el desmitificador sigue desmitificando en verano en la página web de Tercer Milenio, ¡no os lo perdáis!

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios