Sociedad

sociedad

Elsa Pataky celebra su cumpleaños en Ibiza con su marido y Matt Damon

La actriz española ha cumplido 43 años y lo ha celebrado con una ruta por España. 

Pataky y Hemsworth, en el centro, celebran su cumpleaños en Ibiza.
Pataky y Hemsworth, en el centro, celebran su cumpleaños en Ibiza.
Instagram

Aquí no hay rodaje que valga: los intérpretes, como cualquier otra profesión, también disfrutan de sus vacaciones veraniegas. Y lo hacen, claro está, a la altura de sus posibilidades. Y con amigos. De ahí que Matt Damon y su esposa, la argentina Luciana Barroso, hayan decidido pasar unos días del caluroso julio en un yate en Ibiza y en compañía de una de las parejas de extranjeros más famosas de Hollywood, Elsa Pataky y Chris Hemsworth. 

La actriz española cumplió el pasado jueves 43 años y ha aprovechado los días anteriores a tan señalada fecha para dar rienda suelta a las celebraciones, de ahí que junto con otras amistades, decidiera pasar una jornada en alta mar.

Qué duda cabe que el intérprete de Thor hará lo imposible porque el cumpleaños de su esposa sea inolvidable, a pesar de que el actor, de 35 años, ha reconocido recientemente que su mujer le echó la bronca (él ya había confesado que cuando Pataky se cabrea le habla en español y él apenas se entera) por cogerle unas cremas carísimas para curarse la enrojecida piel por haberse quemado al sol. 

Un poco como recompensa y, a su vez, porque nunca viene mal, el actor ha dado un respiro a su carrera para acompañar a Pataky en su ruta española, dado que antes de la isla balear se les pudo ver por el País Vasco, Comunidad que les encanta y en la que ya habían estado en el Festival de Cine de San Sebastián.

Aunque su paseo por el País Vasco fue junto a sus tres hijos, en el yate no estuvieron los reyes de la casa y en el barco el matrimonio se dedicó todo el tiempo que pudo. También intercambiaron anécdotas y confidencias con sus amigos y amigas, entre ellos, Damon y su mujer, que desde que se casaran en 2005 no han cesado de seguir enamorándose día a día, como se pudo comprobar en cubierta, donde continuamente se dieron arrumacos, besos y caricias.

Etiquetas
Comentarios