Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

¿POR QUÉ ME PASA?

Por qué ahora mis heridas se curan más despacio que cuando era un crío

Los rasguños infantiles sanan a toda velocidad. ¿Por qué de mayores cuesta más que se curen las heridas?

¿Por qué de mayor una herida tarda una eternidad en curarse?
¿Por qué de mayor una herida tarda una eternidad en curarse?
Alexis Martín

Si echas la vista atrás seguro que recuerdas que cada vez que de niño te pegabas un trompazo, los rasguños se curaban a toda velocidad. En dos o tres días, apenas quedaba rastro de tus travesuras. Todo lo contrario que ahora, que tus heridas tardan una eternidad en curarse.

Este hecho está bien documentado desde la I Guerra Mundial, un acontecimiento histórico trágico que proporcionó a los médicos en el frente de batalla un volumen suficiente de heridos para concluir que, en los soldados 'talluditos', las heridas tardaban más en curarse. ¿Pero por qué? La respuesta la encontraron investigadores de la Universidad Rockefeller (EE. UU.) hace tan solo tres años. Según sus pesquisas, en los días que siguen a cualquier lesión, las células de la piel migran y trabajan a toda máquina para cerrar la herida en comunicación directa con las células inmunes próximas a la zona dañada. Que ambas se coordinen resulta fundamental para que se forme la costra o postilla.

Pues bien, comparando la cicatrización en ratones de 2 meses (el equivalente a 20 años en humanos) y de 24 meses (equivalente a 70 años en nuestra especie), la bióloga Elaine Fuchs y sus colegas demostraron que, con el paso del tiempo, esa comunicación sufre interferencias. Y eso frena la reparación, que se alarga en el tiempo. Concretamente, los queratinocitos envejecidos -las células de la piel que reparan las heridas- merman la producción de Skint3/9, una proteína que sirve de reclamo para que las células inmunes ayuden a rellenar el hueco de la lesión.

La buena noticia es que inyectando Skint3/9 desde el exterior, esta deficiencia se puede corregir. Y la piel vuelve a sanar tan rápido como cuando eras un chaval.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios