Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

¿Por qué me pasa?

Por qué se me desatan tanto los cordones de los zapatos

Al caminar o correr, la lazada de los zapatos se va deshaciendo. ¿Por qué?

La física explica por qué tenemos que rehacer la lazada más veces de lo que querríamos
La física explica por qué tenemos que rehacer la lazada más veces de lo que querríamos
Elilemie

No es que seas un descuidado ni tampoco que te falte ponerle más empeño a los nudos. Si los cordones de tus zapatos se desatan con más frecuencia de lo deseable es por pura física. Según demostraron hace un par de años el ingeniero mecánico Oliver M. O’Reilly y sus colegas de la Universidad de California, en Berkeley, cada vez que corres, el pie golpea el suelo con una fuerza siete veces mayor a la fuerza de gravedad. Ese impacto se transmite al nudo, que se relaja progresivamente.

Para colmo resulta que, a medida que el nudo se afloja, tus piernas en movimiento ejercen una fuerza de inercia en los extremos libres de los cordones que terminan soltando el nudo. Para que te hagas una idea, la combinación del impacto al golpear el suelo y la aceleración que produce el movimiento de tu pierna equivalen al impacto que supuso para la nave Apolo la reentrada a la atmósfera. Ahí es nada.

Para el experimento, del que se hacía eco la revista ‘The Proceedings of the Royal Society A’, los científicos usaron una cámara de alta velocidad y un acelerómetro atado a los nudos. Según reconocen en sus conclusiones, "los resultados no son exhaustivos, porque no hemos tenido en cuenta cómo influye el material del que está hecho el cordón ni el acabado de la superficie". Sin embargo, tienen datos suficientes para asegurar que los peores nudos de zapato –los más efímeros– son esos que nuestros padres nos enseñaron, con una lazada simple o doble que se desata tirando del extremo libre de un lazo.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios