Sociedad

Heraldo Joven

LIMPIEZA

Claves para lavar los bañadores durante el verano y evitar que se estropeen

El cloro, el exceso de sol, la sal o la arena son solo algunos de los agentes que pueden echar a perder la ropa de baño antes de darle todos los usos pensados.

Es importante seguir algunos pasos para evitar que se resientan en un solo verano.
Es importante seguir algunos pasos para evitar que se resientan en un solo verano.
Freepik

El buen tiempo ya está aquí (aunque de forma algo intermitente en Aragón), y con él, la temporada de piscinas, pozas o playa. Así, también llega el momento de sacar los bañadores y bikinis de su escondite invernal y comprobar que nuestros favoritos han resistido bien a los estragos estivales del pasado año, pues el cloro, la arena y las cremas protectoras son solo algunos de los muchos factores que dañan estas prendas casi tan delicadas como la ropa interior.

Sin embargo, la única clave para que resistan no reside solo en la conservación de los bañadores de un año a otro. Durante la temporada de baño hay que cuidar con esmero los tejidos y las gomas para asegurarse de que se les puede dar uso durante los tres meses siguientes sin riesgo de perder la parte de abajo al primer descuido (o cada vez que nos tiremos de cabeza). Por eso, es importante conocer los trucos más efectivos que aseguran una vida larga a la ropa de baño (y que evitan gastar más dinero del deseado en nuevos bikinis).

Consejos para cuidar del bañador este verano

1

Aclararlo, pero después de usarlo

Si bien es cierto que la gran mayoría invertimos tiempo en aclarar a mano el bañador o bikini cuando volvemos a casa, no es suficiente. Lo mejor es pasarlo por agua limpia al salir del agua, ya que, si no, las gomas comenzarán a darse de sí y el color a desaparecer. 

2

¿Escurrirlo? Jamás

Tras el aclarado rutinario, lo más común es estrujar la prenda y apretar hasta que salga la última gota de agua, para acabar con la humedad y posibles malos olores. Sin embargo, en el caso de la ropa de baño este truco solo conseguirá estropear los tejidos

3

Tender en zonas aireadas y sin sol

Igual que ocurre con las toallas o la ropa deportiva, los bañadores y el sol no se llevan nada bien. Este último puede producir manchas en los tejidos, suavizar los colores y, además, según se tienda, deformar las gomas que permiten no perder el bañador cada vez que nos metemos en el agua.

Etiquetas
Comentarios