Sociedad

Tercer Milenio

Proyecto Iconet

Physical internet, un sistema logístico global

La interconectividad de internet pasa al terreno físico de la mano de ‘physical internet’. Tan físico que se aplica a contenedores, cajas, palés... que se mueven por todo el mundo con la misma agilidad que los datos. Socios de diez países trazan, desde el proyecto europeo Iconet, la nueva infraestructura de comunicación y la arquitectura de referencia para operar en las futuras redes logísticas de ‘physical internet’

Escenario de simulación de ‘physical internet’ en Europa que refleja las rutas de transporte y el estado de los principales nodos de la red.
Escenario de simulación de ‘physical internet’ en Europa que refleja las rutas de transporte y el estado de los principales nodos de la red.
Itainnova

Los paquetes de datos se ‘mueven’ por internet gracias a protocolos sencillos y la propia arquitectura de la red. Si, en lugar de datos, se quieren mover contenedores, palés, cajas..., ‘paquetes físicos’, pasamos del mundo digital al mundo tangible. El territorio de lo que hoy se denomina ‘physical internet’.

‘Physical internet’ es "un sistema logístico global abierto, fundamentado en una interconectividad física, digital y operacional, a través de la encapsulación, el uso de interfaces y el diseño de protocolos", explica David Ciprés, responsable línea investigación en Logística de Itainnova. ¿Con qué finalidad?: "Mover, almacenar, realizar, proveer y usar objetos físicos a través del mundo de una manera económica, ambiental y socialmente eficiente y sostenible".

Una nueva arquitectura en red para centros logísticos combinada con las capacidades de internet de las cosas

Itainnova participa en Iconet, un proyecto europeo orientado a "profundizar en la investigación y el desarrollo del concepto de ‘physical internet’, centrado en buscar una nueva arquitectura en red para centros logísticos interconectados que se combinen con las capacidades del internet de las cosas y apunten hacia la explotación comercial de los resultados". De hecho, en el marco del proyecto se tiene previsto desarrollar cuatro patentes.

El objetivo estratégico de Iconet es, indica Alberto Capella, técnico de procesos industriales en Itainnova, "establecer un marco y plataforma ‘cloud’ de ‘physical internet’, basada en las últimas tecnologías, que integre capacidades de ‘physical internet’’, mediante un enfoque que se beneficie cada vez más de los progresos en la interconectividad digital y física a través de apis (interfaces de programación de aplicaciones) abiertas y públicas".

Como socio tecnológico experto en tecnologías aplicadas al sector de la logística, en este proyecto enmarcado en el Horizonte 2020 Itainnova se ocupa del diseño de la infraestructura necesaria y de la simulación de los nuevos escenarios.

Enviar un contenedor a Atenas como quien manda una carta

En el terreno de juego de ‘physical internet’, "la gestión logística puede cambiar completamente respecto a lo que entendemos hoy por hacer un envío", señala David Ciprés. "Tendremos cadenas de distribución abiertas, en donde el usuario solo tendrá que determinar unos parámetros básicos, como cuando envías una carta postal: destinatario, remitente, peso…, y el paquete (caja, palé o contenedor) podrá viajar desde Aragón a Atenas, sin preocuparnos de si va en camión, barco o tren". ¿Cómo es posible? "Las reglas de gestión de ‘physical internet’ tomarán las mejores decisiones para que el paquete llegue de forma segura y eficiente".

La principal ventaja de ‘physical internet’ es que se aprovecharán mejor los recursos logísticos, el espacio en camiones, trenes, barcos o almacenes. Actualmente, apunta Juan Manuel Arias, ingeniero de procesos industriales en Itainnova, "los movimientos de mercancía tienen un alto impacto en emisiones al medio ambiente. Si se aprovechan mejor los recursos disponibles hoy en día, estableciendo mecanismos de colaboración apropiados, obtendremos mejoras sustanciales tanto económicas como medioambientales. Sin olvidar que los trámites de gestión se simplificarán significativamente".

Varios son los retos tecnológicos que hay que superar. Entre ellos está la interconexión digital "para que los diferentes sistemas de gestión se puedan hablar en un mismo ‘idioma’, el idioma de ‘physical internet’", señala Alberto Capella.

También habrá que conseguir "la estandarización de los contenedores a varios niveles (caja, palé, contenedor) para optimizar al máximo el uso del volumen que se transporta", así como "la manipulación eficiente de los paquetes para poder componer y descomponer cargas de forma ágil". Pero para poder avanzar en esta línea, de igual modo es imprescindible "fomentar la cultura de la colaboración entre todos los agentes de la cadena de suministro".

Cuatro ‘living labs’

En el proyecto europeo Iconet hay cuatro proyectos piloto demostradores dirigidos por la industria:

  • Optimización de las operaciones de clasificación de contenedores en el puerto de Amberes, el segundo más importante de Europa.
  • Trazabilidad de las mercancías en corredores ferroviarios de larga distancia, desde en norte al sur de Europa, con situaciones de congestión.
  • El tercer proyecto piloto se centra en la preparación y distribución dinámica de pedidos en una empresa de e-commerce.
  • El último piloto trata de evaluar las ventajas de poder disponer de espacios de almacenamiento temporal de forma dinámica a través de servicios ‘online’.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios