Sociedad

educación

La escuela, para avanzar hacia un desarrollo sostenible

El diálogo con el planeta nos permite conocer y entender los graves problemas sociales y ambientales que le afectan; nos descubre su posible mejoría, y nuestro futuro en él, si todos nos implicamos de verdad.

Hay que fomentar la participación de las familias y el alumnado para crear un clima escolar acorde con los ODS y mejorar el planeta
Hay que fomentar la participación de las familias y el alumnado para crear un clima escolar acorde con los ODS y mejorar el planeta
Freepik

En el Día Mundial del Medio Ambiente, una mirada hacia el planeta nos refleja los problemas a los que se enfrenta, muchos generados por nosotros, que, a su vez, los sufrimos y somos parte imprescindible de su mejora.

Nuestro medio ambiente es complejo, con episodios tumultuosos para las personas y el planeta

Tanto afectan a la vida que provocan crecientes situaciones de vulnerabililidad, que ya no es coyuntural sino estructural, según cuentan la ONU y otras organizaciones internacionales, y demuestran grupos de expertos científicos. Para entender las dinámicas mundiales en lo social, económico y ambiental no sirven modelos de lectura pasados; para enfrentarse a ellas son necesarias estrategias colectivas que logren reducir sus efectos y, a la vez, permitan adaptarse a retos tan graves y grandes como el cambio climático.

Los caminos abiertos por la ONU se llaman Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS)

Suponen un tránsito ético hacia la equidad: la progresiva eliminación de la pobreza, una mejora de la nutrición de las personas a través de alimentos más saludables porque ponen en primer lugar el consumo responsable y la reducción de la huella ecológica para no esquilmar la tierra. Lo intentan en un contexto de promoción y universalización de la salud, visible en la mejora de la calidad del aire y del agua, en la eliminación de la pobreza energética a partir del uso de energías limpias y sostenibles, en la ralentización del cambio climático, en la conservación de la biodiversidad. Todas las prácticas anteriores buscan la igualdad de derechos de las personas, que se fundamentan en la protección de sus vidas, en el dominio universal de la justicia ética y de la paz como medio de supervivencia.

En 2015, los líderes mundiales adoptaron 17 de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad. Deberíamos estar cerca en 2030.
En 2015, los líderes mundiales adoptaron 17 de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad. Deberíamos estar cerca en 2030
ONU

La Agenda 2030 surge de los ODS. Es un gran esfuerzo colectivo de todas las personas e instituciones

Un gran esfuerzo de todas las personas e instituciones para todas las personas y el planeta. Y se fundamenta en los derechos humanos, prestando especial atención a los menos favorecidos. Sus beneficios deben llegar a todo el mundo en forma de sostenibilidad de la vida y equidad progresiva. La Agenda 2030 la elaboran y la desarrollan los gobiernos y la sociedad civil, pero los diferentes colectivos –cada comunidad educativa lo es y todas ellas forman un conjunto– deben apostar por ella en su ámbito de actuación.

Cada país está obligado a diseñar su propia Estrategia Nacional de Desarrollo Sostenible

Una estrategia que ponga en el centro a las personas y el medio ambiente planetario, con sus múltiples interrelaciones; en suma: un nuevo modelo de país. Y convendría hacerlo desde una consensuada reforma institucional y política que consolide las estructuras democráticas para que sirvan a los naturales del país y conecten con su creciente globalización e interdependencia con el resto del mundo.

"Se necesita una estrategia educativa valiente y exigente para que sea posible un cambio del modelo de vida"

El papel de las administraciones, en este caso de forma especial las educativas, es fundamental

Estas deben impulsar con determinación contextos de equidad, asegurar la igualdad de oportunidades, luchar contra la segregación escolar, fomentar la participación de las familias y el alumnado para conseguir un clima escolar acorde con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Además, también deben aumentar los recursos en forma de becas y ayudas a las personas, y de mejoras en la gestión ambiental de los centros educativos, muy lejana, en estos momentos, de los retos ambientales planteados.

La escuela para la vida como principio rector

Esta premisa se debe imponer a las tradicionales tendencias que buscan la acumulación de los contenidos disciplinares. La escuela es un laboratorio de vida y un teatro de aprendizaje sobre ella, en lo personal, social y ambiental. Como parte del colectivo social, el trabajo diario de la escuela se fundamenta en ejes didácticos que se dinamizan a partir de la transversalidad de iniciativas ambientales y sociales: el ejercicio de la equidad, la promoción de una sociedad abierta, demócrata e integradora, o el respeto activo hacia el planeta. Lo hace desprendiéndose de los corsés curriculares, en una secuencia progresiva en torno a proyectos revisables.

"El profesorado no puede ser neutral, amparado en su materia"

El profesorado es parte principal en la generación de cambios éticos

Debe contemplar su trabajo como promotor de la igualdad y la equidad, como animador educativo para la acción positiva hacia el medio ambiente. Para lograrlo, necesita escenarios de formación que lo conviertan en comprometido partícipe en la elaboración de la Agenda 2030 escolar. Así podrá seleccionar aquellos aspectos curriculares que favorezcan el tratamiento de los ODS, hasta que llegue el tan deseado y profundo cambio curricular. En el camino, los Proyectos Educativo y Curricular deben estructurarse en torno a una educación que se implica en el conocimiento experimental de los 17 objetivos y las 169 metas de los ODS, en la consecución de aquellos que están más cerca de su ámbito competencial. Hoy el profesorado, como la educación y la escuela, no puede ser neutral, amparado en la significación de su materia.

"Celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente en las aulas con iniciativas puntuales, ya no es suficiente"

De la palabra a la acción, argumento universal que debe primar en el sistema educativo

Sirva de recordatorio que la buena voluntad, mostrada por muchas administraciones y derrochada en bastantes centros educativos que han desarrollado iniciativas más o menos puntuales sobre estas temáticas con motivo del Día del Medio Ambiente, no basta hoy ante la situación de emergencia que tenemos planteada. Se necesita una estrategia educativa valiente –exigente, consensuada y con efectos a largo plazo– para que sea realidad un cambio de modelo de vida. El siempre pendiente Pacto Educativo debe fijarse más en la finalidad de la escuela y su relación con la vida que en su estructura organizativa; las circunstancias lo exigen y aquí no caben opciones políticas reservadas.

"La escuela debe desprenderse de los corsés curriculares"

La esperanza de futuro comienza con buenos deseos

Nos referimos a los mostrados en las intenciones de la ONU, del Gobierno de España, de la sociedad civil, de Unicef junto con WWF y Oxfam. También en la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático (EACC 2030), en la de Desarrollo Sostenible, en el Plan Marco de Sanidad Ambiental (Plamsa), en otras muchas propuestas elaboradas por las ONG. Sin embargo, será necesario e imprescindible coordinarlas bien todas ellas para que se lleven a cabo, para que no se contradigan, no se solapen y se valoren cada cierto tiempo, se explote su dimensión educativa... Tener los documentos, no basta.

La base del Desarrollo Sostenible

Un verdadero desarrollo sostenible se asienta en la práctica democrática de la ciudadanía del mundo, también en el sistema educativo, para que en el año 2030 haya cambiado el estilo de vida y puedan convertirse en realidad una buena parte de los derechos universales en las personas y en el planeta del que forman parte. Para lograrlo, hay que consensuar compromisos colectivos, multivariables, y practicarlos con urgencia.

Etiquetas
Comentarios