Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Saludable

salud

Cómo reconocer los síntomas de un ictus

La rápida identificación de los síntomas de un accidente cerebrovascular puede salvar la vida del paciente.

La rápida identificación de los síntomas de un accidente cerebrovascular puede salvar la vida del paciente.

El término ictus aúna todas las patologías cerebrovasculares provocadas por la brusca obstrucción de un vaso sanguíneo del cerebro (trombosis, embolia), su rotura (derrame) o ambas (apoplejía).

El exministro Alfredo Pérez Rubalcaba sufrió un ictus este miércoles por la tarde. El político socialista, fue atendido por los servicios sanitarios en su domicilio, en la localidad madrileña de Majadahonda, trasladado en estado grave en el Hospital Puerta de Hierro.

El ictus es la segunda causa de muerte en nuestro país y afecta cada año a unos 120.000 personas de las que 80.000 fallecerán o quedarán con una discapacidad.

Por eso, y porque la rapidez de la intervención médica es fundamental en el tratamiento del ictus, las autoridades sanitarias recomiendan estar atentos a una serie de síntomas que pueden alertar de que se está produciendo un accidente cerebrovascular. Entre los más comunes están:

-Pérdida repentina de la fuerza o la sensibilidad en un lado del cuerpo.

-Sensación de hormigueo en un lado y /o del cuerpo.

-Pérdida repentina de la visión de uno o ambos ojos.

-Dificultad para hablar, expresarse o para comprender el lenguaje.

-Dolor de cabeza súbito y muy intenso.

-Pérdida de equilibrio, sobre todo siva acompañado de algunos de los síntomas anteriores.

Se estima que en Aragón se detectan cada día ocho casos de ictus, y por cada minuto que pasa desde que se produce el accidente cerebrovascular se pierden dos millones de neuronas, por lo que el tiempo de reacción es clave. Por eso, y ante cualquiera de los síntomas anteriores -incluso aunque hayan sido transitorios-, hay que acudir de forma urgente a un hospital. La rapidez, en este caso, puede salvar vidas.

En cuanto a los principales factores de riesgo para sufrir un ictus son la hipertensión, colesterol elevado, diabetes, arritmias cardiacas, obesidad, sedentarismo, estrés o elevado consumo de tabaco, alcohol y drogas, entre otros. 

Etiquetas
Comentarios