Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

LENGUA

¿Cuáles crees que son las peores palabras del español?

Es una de las lenguas más rápidas, el idioma oficial de cinco países de todos los continentes y tiene más de 88.00o palabras, lo que no significa que todas ellas nos gusten.

Era imposible que de las más de 88.000 entradas de la RAE todas sonasen bien.
Era imposible que de las más de 88.000 entradas de la RAE todas sonasen bien.
Freepik

En el extenso vocabulario recogido en el diccionario de la Real Academia Española hay pocas cosas que no se puedan encontrar. Las palabras más largas del castellano, aquellas que solo existen nuestro idioma o esas otras que han aparecido de la mano de los nuevos tiempos (como selfi, sororidad o viralizar) son solo una pequeña muestra de lo mucho que dan de sí las más de 88.000 entradas de nuestro diccionario de referencia. Claro que, también están aquellos vulgarismos que tantas discusiones han ocasionado desde que se admitieran (como almóndiga o toballa, que no cocreta, que, gracias a la DRAE, aún no está admitida) o esas palabras que, pese a ser necesarias, son sonoramente feas. Aunque de gustos (acústicos) va la cosa, ¿cuáles son, en tu opinión, las peores palabras del español?

En tu opinión, ¿cuáles son las peores palabras del español?

Algunas curiosidades del español

Además de contar con palabros que, aunque sean malsonantes, no tienen por qué tener un significado negativo (véase ojizarco, que hace referencia a una persona con los ojos azules), el español atesora numerosas curiosidades, que lo convierten en un idioma único. Así, aunque no tengamos palabras para describir algunos sentimientos concretos (como cafuné, para referirse a mesar el caballo de un ser querido, o gigil, para decir de vez que tenemos ganas de achuchar algo adorable), sí tenemos otras como 'friolero', 'empalagoso' o 'merienda' que solo nos pertenecen a los hispanohablantes. Cabe destacar que el español es la segunda lengua más hablada de todo el mundo; el idioma más rápido, ya que comos capaces de pronunciar más sílabas por segundo que otros hablantes e incluso tenemos una palabra que no podemos llegar a escribir (el imperativo no voseante de segunda persona de singular del verbo salir o, lo que es lo mismo, pedir a alquien que salga al encuentro de otra persona). 

Etiquetas
Comentarios