Sociedad

operación bikini

Operación bikini: No sin mi licuadora

Los batidos de frutas y verduras llevan tiempo de moda y sí, aportan nutrientes y vitaminas. Pero no olvidemos que no sustituyen una comida completa.

Batidos saludables de alimentos saludables.
Batidos saludables de alimentos saludables.
Pixabay

Se abre el telón y aparecen una lechuga, un apio, unas espinacas, un pepino, una pera, un plátano, una manzana, un limón y una licuadora. Se cierra el telón. La película, ¿es de miedo, de risa? ¿De temática culinaria?

Ya hace tiempo que las 'celebrities' se dejaron ver por las calles agarradas a enormes vasos de plástico rellenos de líquidos espesos de brillantes tonos verdes, rosas o naranjas. Batidos desintoxicantes, proteínicos, diuréticos, depurativos, supuestamente adelgazantes, presumiblemente apetecibles. La moda se extendió por todas partes y la fiebre por los 'smoothies' todavía continúa. Y con la Operación bikini en marcha, era el tema que faltaba para cerrar esta serie, después de abordar los tratamientos estéticos, las cremas reductoras, las dietas y sus peligros y la práctica deportiva. Si ha llegado hasta este punto feliz con sus mollas, enhorabuena. Si estos textos le han servido para tomar alguna decisión sobre el verano que se nos avecina, enhorabuena también. Supongo.

Vamos con los batidos.

Corrían los años 90 del pasado siglo cuando cogió gran impulso el negocio de los productos sustitutivos de las comidas. Barritas, batidos de sabores, sopas o 'snacks' altos en proteínas que proporcionaban al cuerpo todos los nutrientes necesarios para funcionar correctamente y ofrecían al usuario la ventaja de alimentarse sin complicarse la vida. Básicamente, al tener un contenido calórico definido y unas raciones de nutrientes definidas, facilita el control de la ingesta total en un día. Suena triste (lo es, lo certifico) y deja una sensación de vacío que, de acuerdo, igual no era hambre. Pero tampoco la felicidad que brinda un estómago saciado. En fin. Los médicos nutricionistas advirtieron enseguida de que seguir una dieta basada en estos sustitutivos no podía alargarse más allá de unos cuantos días, y que no era necesario 'disfrutarlos' en todas las comidas de la jornada. No sé si la fiebre por consumirlos ha bajado muchos o pocos grados, pero todavía pueden verse en los estantes de las farmacias y parafarmacias en cuanto se acercan estas fechas primaverales.

Pero lo que está de moda, decía, son los zumos y batidos. Jessica Serrano, de la tienda La Natural de Zaragoza, destaca los triturados de verdura, de frutas variadas o una combinación de ambos. Pero desaconseja consumirlos como una comida en sí misma, aunque no ve problema en que se conviertan en un complemento alimenticio tomado de vez en cuando. “Son muy saludables los zumos verdes con apio, borraja, zanahoria, remolacha, alcachofa... alimentos muy depurativos que limpian el organismo y dan un plus de vitaminas”, afirma.

¿Por qué son tan saludables? Los ingredientes de estos zumos son una fuente de minerales y vitaminas. Por ejemplo, las vitaminas A y C son esenciales para el cuidado de la piel, aportan elasticidad, hidratación y la protegen de agentes externos. Sandías, kiwis, naranjas, ciruelas, mandarinas, melón, mango, tomates, calabazas, espinacas, plátanos, coles, zanahorias, brócoli, pimientos rojos, fresas o perejil tienen en grandes cantidades. Las vitaminas del grupo B relajan y ayudan a combatir el estrés, y los frutos secos las aportan. El magnesio de los vegetales de hoja verde mejora el estado de ánimo y previene los dolores de cabeza. Vegetales de hoja verde como acelga, espinaca, brócoli... Los alimentos como el perejil y el apio contienen apigenina, que según algunos ensayos clínicos puede inhibir el crecimiento de las células tumorales. La fibra aportada por los espárragos, la remolacha, los nabos o la calabaza ayudan al tránsito intestinal y producen saciedad, indispensable para la pérdida de peso. Y si tiene una licuadora, ya puede hacer mezclas, porque las combinaciones son infinitas. Un batido de este tipo es como un lienzo en blanco. Puedes añadir los ingredientes que más te gusten y además incorporar raciones de fruta y verdura a la dieta.

Jessica Serrano destaca la idoneidad, sobre todo en los cambios de estación, de consumir productos que ayuden a depurar el organismo, “por ejemplo después del invierno, cuando comemos productos con más alto contenido en grasa para combatir el frío”. Para estas fechas recomienda infusiones de alcachofa, diente de león, cola de caballo...

También se puede hablar en este apartado de los conocidos como 'superalimentos', en su mayoría alimentos crudos que son más densos en nutrientes que los alimentos procesados y cocinados. Ricos en enzimas, también están llenos de vitaminas, minerales, fitonutrientes y fotoquímicos que ayudan a protegernos contra las enfermedades. Y con un plus de antioxidantes con propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Las semillas de chia, la maca andina, la espirulina o la quinoa, entre otros muchos, son cada vez más populares y cada vez más fácil encontrarlos en tiendas y supermercados. “Pero, como siempre, como complemento de una dieta saludable, no como una comida en sí misma”, advierte Jessica Serrano. “De nada sirve mezclar una cucharada de algas y otra de cebada, y añadirle un trozo de puerro, si al final no alimentamos al cuerpo de manera eficiente y saludable”, concluye.

Llegados a este punto, no desesperen. Disfruten del sol, que es gratis (no olviden una buena crema protectora) y relájense. El deporte, la dieta saludable, las lociones y todo lo demás son parte del día a día. Pero no lo único.  

Etiquetas
Comentarios