Sociedad

entrevista

Carmen Etayo: “Los sentimientos a veces son difíciles de explicar”

Carmen es licenciada en Filosofía y Letras. Hermana mayor de la Congregación de Esclavas de María Santísima

CONTRAPORTADA. Iglesia de San Pablo. Carmen Etayo Hermana Mayor de las esclavas / 12-04-2019 / GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
Carmen Etayo, delante de la Virgen de la Soledad.
Guillermo Mestre

La recuerdo en la biblioteca. Carmen Etayo, serena y respetuosa.

Gracias. Fue un tiempo muy bonito. Contribuí cuanto pude para ayudar a la formación de los jóvenes a través del estudio.

Además, usted es desde el año 2009 la hermana mayor de las Esclavas, la única cofradía de la Semana Santa zaragozana exclusivamente integrada por mujeres.

Esclavas es su nombre popular. También nos llaman las lloronas. El nombre concreto es Congregación de Esclavas de María Santísima de los Dolores.

¿No cree que la denominación de esclavas ha quedado obsoleta?

La terminología corresponde al año 1866, año en que fue fundada la hermandad en tiempos del cardenal arzobispo de Zaragoza Manuel García Gil. Para aclararlo definitivamente y evitar equívocos, esclava significa en realidad compromiso y servicio a los demás. Además del culto, también desarrollamos labores sociales de atención a las mujeres que lo precisan.

La fundación de la cofradía data del siglo XIX. ¿Pueden ser consideradas las esclavas pioneras del feminismo?

Yo también creo en la igualdad. Como dijo Cristo, todos somos hijos de Dios. Hombres y mujeres son personas. Personas libres e iguales.

¿Es machista la Semana Santa?

Para nada. La anterior hermana mayor de la cofradía formaba parte de la junta coordinadora. La relación con la actual, que preside Mariano Julve, es extraordinaria.

Hablando de igualdad, ¿también hay esclavos en la Semana Santa zaragozana?

Claro. Los del Cristo de Medinaceli, conocidos como nazarenos.

¿Es cierto que antaño solo admitían mujeres solteras?

Sí. Desde mitad del siglo XX entran también casadas. Actualmente somos 165 hermanas. Vamos al Santo Entierro como congregación y acompañando al Cristo de la Cama. La procesión titular es el sábado desde San Pablo, estación y adoración al Cristo de la Cama en San Cayetano a las 11.30. Entran a la Virgen en San Cayetano, hecho que las demás cofradías no hacen. Hacemos una adoración y una ofrenda al Cristo de la Cama, y continuamos al monasterio de la Resurrección en la plaza de San Nicolás, donde hacemos el acto de la Soledad.

Ayudan los hombres en el paso...

El paso lo llevan los hermanos espirituales. Empezaron siendo familiares de esclavas. Lo llevan los hombres por tradición. Llevan tercerol. En el Santo Entierro portamos las campanas que anuncian la muerte de Cristo.

Percusión, como los latidos del corazón.

Corazón. Esa es la palabra. Corazón en toda su extensión espiritual. El corazón no solo es aurículas y ventrículos. En la procesión portamos velas, guión y la cruz In Memoriam sin nombres de las difuntas.

¿Por qué?

Por humildad. Para mí el corazón lo es todo: el sentimiento callado, profundo y respetuoso.

¿Y el ruido de la Semana Santa?

El ruido lo respeto. A veces, incluso lo entiendo. Mueve sentimientos diferentes. Pero prefiero el sonido de la campana y la concentración cuando vas en procesión. Transmite paz, equilibrio y comprensión. Lo valoro mucho. Quizá tenga que ver con la educación que recibí de mi familia, los mismos valores que he trasladado a mis hijas.

¿La fe elimina preguntas?

Al contrario, sabe dónde llevarlas. ¡Hay tanto que agradecer a Dios!

¿Cree que estos mismos valores los comparte la juventud actual?

Es mucho mejor de lo que parece. Dentro de las 25 cofradías zaragozanas, de los 16.000 cofrades, cada vez hay más gente joven. Chavales comprometidos, buenos, sinceros.

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, ¿qué le diría a los partidos políticos?

Pediría el mismo respeto que la religión católica tiene hacia ellos. No conviene mezclar la política con los sentimientos. Porque los sentimientos a veces son difíciles de explicar...

Etiquetas
Comentarios