Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Innovación alimentaria

Sé lo que querrás comer

El proyecto Conoce reúne a empresas líderes en el mercado alimentario español, centros tecnológicos de referencia y expertos en alimentación para abordar la innovación en alimentación. Big data y técnicas de neuromárquetin desvelarán las necesidades de los clientes y determinarán el grado de aceptación de los nuevos productos por parte de los consumidores.

El consumidor debe estar en el centro del proceso de innovación. Aldelís
El consumidor debe estar en el centro del proceso de innovación
Aldelís

Innovar para el consumidor es siempre clave. Más aún en el mercado alimentario. "Si queremos innovar con éxito, tenemos que conocer de primera mano qué motiva y necesita nuestro consumidor. ¡Aunque él mismo no lo sepa aún!", asegura Marta Serrano, directora de Márquetin y Comunicación de la empresa Aves Nobles y Derivados (Aldelís). "El consumidor debe ser el protagonista absoluto del proceso de innovación: desde la generación de la idea hasta el diseño y lanzamiento del producto final –añade–. Si innovamos a través del consumidor, el éxito del lanzamiento está asegurado".

Para innovar con éxito hay que conocer qué motiva y necesita el consumidor, incluso antes que él mismo

Es justo lo que persigue el proyecto Conoce de I+D+i para el mercado alimentario español. Para acertar cuando se lanzan nuevos productos, y también para garantizar un proceso de innovación más eficiente y sostenible, este proyecto tiene previsto profundizar en todas las etapas del proceso –desde la creación de conceptos, el diseño y la valoración del producto hasta su lanzamiento en el canal de venta elegido–, incorporando tecnologías disruptivas y de neuromárquetin.

Itainnova colabora con Aldelís "aplicando big data e inteligencia artificial para extraer conocimiento de redes sociales, la web y documentación propia de interés para la empresa", explica Francisco José Lacueva, del equipo de Big Data y Sistemas Cognitivos. De esta forma se pretende "conocer cómo evoluciona el ecosistema en que compiten basándose en lo que dicen referentes sociales, científicos e industriales en sus sectores, las direcciones en las que se mueven los sectores con los que colaboran y sus potenciales consumidores".

En fases más avanzadas del proceso, adelanta Serrano, "para comparar diferentes prototipos según la respuesta emocional del consumidor utilizaremos el análisis de la expresión facial (‘face coding’) que permite obtener las seis emociones básicas". También analizarán la influencia del diseño, mensajes e información en la etiqueta "a través de tecnología ‘eye tracking’, que mide el seguimiento ocular del consumidor".

Itainnova cuenta con Moriarty como infraestructura tecnológica de big data "para capturar los datos crudos, transformarlos aplicando inteligencia artificial y presentarlos para que distintos departamentos de Aldelís –desarrollo de producto, calidad o atención al cliente– puedan anticiparse a los gustos, tendencias y problemas que se puedan presentar", señala Lacueva. Como fuentes de datos se toman redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, etc.), la web y herramientas de validación de productos ya utilizadas por Aldelís. "A partir de estos datos –precisa Lacueva–, se clasifica automáticamente el contenido y se extrae la opinión y emociones expresadas, al objeto de presentar distintos paneles de información centrados en las necesidades de cada departamento de Aldelís. A su vez, según el contenido de los mensajes, se realizará un perfilado anónimo de potenciales consumidores".

En estos momentos se está diseñando un estudio que permitirá conocer qué hábitos y formas de consumo de carne de pollo, pavo y elaborados existen en España. Así se identificarán diferentes grupos de consumidores con características comunes en su forma de compra y consumo.

Somos cada vez más ‘veggies’, con menos tiempo para cocinar y preocupados por la salud

El 7,8% de los españoles adultos son ‘veggies’: vegetarianos, veganos y flexitarianos (quienes dan preferencia en su dieta a los productos vegetales y consumen solo ocasionalmente carne y pescado). Así lo refleja el informe ‘The Green Revolution’ publicado hace unos días por la consultora de innovación Lantern.

El 7,8% de los españoles adultos son ‘veggies’: vegetarianos, veganos y flexitarianos

El mercado alimentario está muy atento a cómo evolucionan las tendencias. "Empresas que elaboran carne de laboratorio o desarrollan productos a base de proteína vegetal son ejemplos de cómo nos vamos adaptando a las nuevas demandas del consumidor", señala Marta Serrano. En el caso de Aldelís, "acabamos de lanzar una hamburguesa con calabacín y queso que se integra en nuestra gama flexitariana".

También son conscientes de que los estilos de vida están cambiando: "Vivir en grandes ciudades, los horarios de trabajo y la conciliación con la vida familiar nos deja cada vez menos tiempo para otras actividades como, por ejemplo, cocinar". Por eso, "la sección de platos preparados sigue creciendo y lo seguirá haciendo de la misma manera que las empresas que sirven comida a domicilio de restaurantes". La lectura que hacen quienes deben responder a esa realidad es que "nos volvemos más cómodos pero no queremos renunciar ni a la salud ni al sabor, de modo que nuestra innovación tiene que ir dirigida a cubrir estas nuevas necesidades: productos de fácil cocinado, ricos y saludables". Desde las empresas que participan en Conoce, "esperamos que los resultados del proyecto den respuesta a estas y otras preguntas que nos vayamos encontrando durante el proceso y que contribuyan al éxito de nuestra innovación".

Entre otras tendencias que orientan la innovación agroalimentaria, "estamos observando una creciente demanda de productos con un etiquetado más limpio, sostenibles, responsables con el medio ambiente, a poder ser elaborados con ingredientes de proximidad, en envases reciclables o reutilizables…". Por eso Adelís, en el lanzamiento de su nueva marca, ha decidido cambiar a un envase transparente, "ya que este color facilita su reciclado al eliminar tintas y ‘masterbach’ con colorante (concentrados de color para plástico)", precisa Serrano.

EL PROYECTO

-Nombre Conoce.

-Objetivo Profundizar en el conocimiento del consumidor de productos agroalimentarios.

-Financiación CDTI. Proyectos Estratégicos CIEN (Consorcios de Investigación Empresarial Nacional). 5,7 millones de euros de presupuesto global.

-Duración 4 años.

-Socios Empresas agroalimentarias: Angulas Aguinaga, Aves Nobles y Derivados (Aldelís), Grupo Carinsa, Codorníu, Grupo Siro. Empresas de desarrollo de aplicaciones tecnológicas :Loop New Business Models y Seidor. Centros tecnológicos: Eurecat, Ainia-Consumolab, IATA-CSIC, Itainnova y la Universidad Politécnica de Valencia.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios