Despliega el menú
Sociedad

vaticano

El papa Francisco El Vaticano no se salva del pecado, "hay que ir limpiando"

El Pontífice apela a la "actitud cristiana" a la hora de recibir y acompañar a los que migran por la guerra, el hambre o la explotación.

Screenshot_3
La entrevista se emitirá el próximo domingo.
@jordievole

El papa Francisco defiende que en el Vaticano "hay que ir limpiando" porque es un Estado que no se salva de los pecados y vergüenzas de otras sociedades: "Tenemos los mismos límites y caemos a veces en las mismas cosas (...) El trabajo es ir limpiando, limpiando, limpiando".

El Papa reconoce que en el Vaticano también existen "mercaderes" como los que Jesucristo expulsó del templo, en una entrevista con el periodista Jordi Évole que este domingo emitirá laSexta y de la que adelanta un extracto el diario La Vanguardia.

En la conversación, Francisco califica de "injusticia" que los países cierren la puerta a todos aquellos que migran por la guerra, el hambre, o la explotación, y apela a la "actitud cristina" de para recibir, acompañar, promover e integrar.

El Papa reprueba la retención en Barcelona del barco de la ONG Proactiva Open Arms, conocido por sus tareas de auxilio a migrantes en el Mediterráneo, y pide a los católicos que rechazan la inmigración que lean el Evangelio y sean coherentes con él.

Y considera que "en general" es causa de las migraciones un sistema económico capitalista "concebido como salvaje" que provoca desigualdad y guerras: "Sostengo que estamos ya en una tercera guerra mundial, a pedacitos".

Francisco también condena propuestas como la de erigir un muro fronterizo con México que propugna el presidente estadounidense Donald Trump: "El que levanta un muro termina prisionero del muro que levantó. Y eso es ley universal".

Bergoglio se declara apenado por la venta de armas a Arabia Saudí desde países como España: "Me da pena. Pero te diría que no es el único gobierno".

Defiende el derecho a la verdad, a una sepultura digna y a encontrar los cadáveres de los familiares de las víctimas de la Guerra Civil, un caso que compara con los más de 30.000 desaparecidos durante la dictadura argentina.

"En Argentina se sigue haciendo eso, lentamente... Es un derecho. No sólo un derecho de la familia, de la sociedad. Una sociedad no puede sonreír al futuro teniendo sus muertos escondidos", argumenta.

Defiende que la cumbre sobre los abusos recientemente celebrada por la Iglesia ha permitido "iniciar procesos" para "curar" a los afectados y defiende que "por supuesto" recomienda a víctimas de abusos por parte de religiosos que llamen a la policía. 

Etiquetas
Comentarios