Despliega el menú
Sociedad

curiosidades

El Manneken Pis se hace ecologista

El Ayuntamiento de Bruselas quiere evitar que la famosa fuente desperdicie cada día entre 1.000 y 1.500 litros de agua.

Varios turistas fotografían al Manekken Pis.
Varios turistas fotografían al Manekken Pis.
Efe

Es el habitante más famosos de Bruselas. Y una de las atracciones turísticas de la capital belga. Pero el Manekken Pis, es niño-fuente que orina agua en una esquina de la ciudad, no era hasta ahora muy ecologista.

Tras colocar sensores, el Ayuntamiento bruselense descubrió a finales del año pasado que la fuente desperdiciaba cada día entre 1.000 y 1.500 litros de agua. Y en estos tiempos en los que triunfa lo 'verde', las autoridades decidieron que eso no se podía consentir.

"Pensábamos que ya había instalado un circuito cerrado y que la fuente no consumía nada", ha explicado a la prensa belga Régis Callens, técnico del Ayuntamiento de Bruselas que se ha encargado del asunto.

El Consistorio estaba equivocado, y el agua que 'orinaba' el niño era potable, llegada directamente del suministro de la ciudad. Por eso, se han tomado medidas.

A partir de ahora, la escultura sí cuenta con un circuito cerrado de agua, que recicla y reutiliza el líquido de manera constante. 

De este modo, la fuente mantiene su encanto -y el niño metálico puede seguir con su pis eterno- pero sin causar ningún perjuicio al medio ambiente. 

Nadie tiene muy claro cuál es la historia de la 'indecorosa' fuente, aunque sí se sabe que es del año 1619.  El niño que aparece en ella no es el original, sino una réplica, ya que el primero se guarda en el Museo de la Ciudad, dada la costumbre de robar el personajillo. De este modo, si algún gamberro se lleva la figura, no desaparece la valiosa pieza del siglo XVII.

Otras de las peculiaridades del Manekken Pis es su afición a los disfraces. Aunque su estado natural es el de la desnudez, el muñeco se viste unas 130 veces al año y tiene más de 1.000 disfraces diferentes.

Etiquetas
Comentarios