Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Ciencia en la billetera

El Banco de Inglaterra ha invitado a sus ciudadanos a proponer nombres de científicos para ilustrar el próximo billete de 50 libras esterlinas, iniciativa que la revista ‘Nature’ ha aprovechado para reclamar que incluya el rostro de una mujer. Antes del euro, España honró en cuatro ocasiones a los héroes de la ciencia en la moneda nacional.

Moneda en homenaje al físico, cosmólogo y divulgador Stephen Hawking en el primer aniversario de su fallecimiento.
Moneda de 50 peniques en homenaje al físico, cosmólogo y divulgador británico Stephen Hawking en el primer aniversario de su fallecimiento.
Royal Mint

La fábrica de la moneda del Reino Unido, Royal Mint, ha emitido una serie de monedas de cincuenta peniques dedicadas a Stephen Hawking. Así, se homenajea al físico, cosmólogo y divulgador británico en el primer aniversario de su fallecimiento. Las piezas contienen una ilustración que imita la curvatura del espacio-tiempo alrededor de un agujero negro, uno de los fenómenos físicos que el científico investigó a lo largo de su carrera y divulgó en obras como ‘Breve historia del tiempo’.

El nombre del físico británico, junto al del bacteriólogo Alexander Fleming y de la cristalógrafa Rosalind Franklin, figura entre los 991 candidatos a convertirse en la cara del próximo billete de 50 libras esterlinas. Con la consigna ‘Think Science’, el Banco de Inglaterra ha invitado a la ciudadanía a presentar sus propuestas.

Mark Carney, el gobernador de la institución financiera, declaró en un comunicado: "Nuestros billetes son una oportunidad para celebrar la diversidad de los ciudadanos más destacados. Y me encantaría que el nuevo billete de 50 libras celebrara la contribución británica a la ciencia".

Hasta el 14 de diciembre de 2018, los interesados pudieron sugerir nombres de científicos de nacionalidad británica que hubieran sobresalido en cualquier rama, con el único requisito de que estén muertos, pues de acuerdo a la normativa del Reino Unido la única persona con derecho a figurar en billetes y monedas en vida es el titular de la Corona.

En total se presentaron 227. 299 nombres de personalidades de todos los ámbitos profesionales, de las cuales solo 991 cumplían los requisitos. Basándose en estos últimos, un comité designará el nombre del elegido antes del verano.

Si bien la decisión de consultar a la ciudadanía la inclusión de héroes de la ciencia en el papel moneda representa toda una novedad para el Banco de Inglaterra, no lo es la práctica de honrar a los científicos con imágenes alusivas a su vida y obra. Por eso el nombre finalmente escogido se añadirá a una ilustre lista integrada por Isaac Newton, George Stephenson, James Whatt, Matthew Boulton, Michael Faraday, Lord Kelvin, Charles Darwin y Florence Nightingale.

kelvin
Billete de 100 libras dedicado a lord Kelvin

A diferencia de otros países, decantados por mentar a sus jefes de Estado, el Reino Unido ha procurado evitar a los políticos. Los científicos, figuras de consenso, se han beneficiado de ello.

Para un investigador, que su efigie e imágenes referidas a su legado aparezcan en la moneda de curso legal es uno de los mayores tributos que puede recibir. Un billete puede funcionar como herramienta educativa al acercar los rostros de la ciencia a los millones de personas por cuyas manos pasa, comentaba Anthony Michaelis, coleccionista alemán, en un artículo de ‘Interdisciplinary Science Reviews’.

Los billetes, que pasan por millones de manos, acercan los rostros de la ciencia a los ciudadanos

"En el año 1988 se emitieron a escala global unos 85.000 millones de billetes nuevos, un volumen que aumentará a razón del 10 al 15 % anual", vaticinaba el especialista. En esa fecha, "de los 10.000 diseños diferentes en circulación, quizás solo un centenar mostraba un científico y tal vez mil, un motivo tecnológico". Michaelis identificó unos 1.300 billetes dedicados a científicos por los bancos de los distintos países a lo largo de su historia.

Sin apenas mujeres

No es que pocas científicas estén reflejadas en los billetes y monedas, es que hay pocas mujeres en general. De hecho, las homenajeadas en la libra esterlina se reducen a cuatro: la novelista Jane Austen, la reina Isabel II, la reformadora carcelaria Elizabeth Fry y Florence Nightingale, "que a sus méritos como fundadora de la enfermería moderna suma su labor pionera en la introducción y desarrollo de la estadística hospitalaria", precisa Eulalia Pérez Sedeño, profesora de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Fuera de las islas británicas encontramos a Marie Sklodowska Curie, honrada con su nombre de soltera en el billete de 20.000 zlotys de su Polonia natal, y en el billete de 500 francos de su patria adoptiva, Francia, en compañía de su marido Pierre (eso sí, ocupando ella la posición prominente). Italia evocó en un billete de 1.000 liras a la científica y psiquiatra Maria Montessori; y Alemania hizo lo propio con la naturalista Maria Sibylla Merian en el billete de 500 marcos.

Billete francés dedicado al matrimonio Curie.
Billete francés dedicado al matrimonio Curie.

A la brevísima relación se sumó recientemente la escocesa Mary Somerville, la apasionada popularizadora de la astronomía cuyos análisis orbitales allanaron el descubrimiento de Neptuno. Una campaña realizada el año 2017 en Facebook animó al Royal Bank of Scotland a hacer uso de su potestad para imprimir moneda y estampar su cara en los billetes de 10 libras esterlinas.

Mary Sommerville, matemática, astrónoma y científica escocesa
Mary Sommerville, matemática, astrónoma y científica escocesa

El exitoso antecedente puede haber pesado en la decisión de la revista ‘Nature’ de proponer que el Bank of England elija una científica para su próximo billete de 50 libras. "Es una oportunidad para celebrar los inmensamente importantes logros de la mujer en la ciencia y a la vez ofrecer un modelo inspirador", se argumenta en el editorial del 6 de noviembre.

Entre las posibles candidatas baraja a la paleontóloga Mary Anning; a Ada Lovelace, autora del primer programa de ordenador; a Rosalind Franklin, la cristalógrafa que jugó un rol clave en la visualización de la estructura del ADN; y a Dorothy Hodgkin, reveladora de la estructura de la penicilina, la vitamina B12 y la insulina, y la única británica ganadora de un Nobel de ciencia.

“Me parece una iniciativa muy buena que ayudará a visibilizar el trabajo de las mujeres en ciencia y tecnología”, comenta al respecto Pérez Sedeño. No se le escapa que, desde que renunciaron a su moneda propia, los Estados de la Unión Económica y Monetaria Europea disponen de menos margen de maniobra en ese sentido; pero no por eso cree imposible seguir el ejemplo británico: “Antes de emitir el euro, el Banco Central Europeo pidió a cada país que participara de la selección de los monumentos emblemáticos para los billetes. Nuestro actual Gobierno, tan sensibilizado con la mujer, podría volver a hacer uso de esa potestad y proponer que en futuras emisiones del euro se incluyan científicas”.

En francos, marcos, liras... y pesetas

Con sus cuatro referencias, España no encabeza el listado de científicos consagrados en los billetes de banco, pero tampoco se sitúa en el furgón de cola. Los investigadores nacionales fueron honrados de ese modo por primera vez en 1935, con un billete de 50 pesetas adornado con la efigie de Santiago Ramón y Cajal (la versión de 500 pesetas no entró en circulación). Le siguió el de 1.000 pesetas emitido en 1971 y dedicado a José Echegaray, ingeniero, dramaturgo, matemático y ministro de Hacienda. El quinto aniversario del Descubrimiento celebrado en 1992 justificó la emisión de un billete de 2.000 pesetas a la memoria del naturalista Celestino Mutis, organizador de una expedición científica a tierras americanas, y otro de 10.000 pesetas con la cara de Jorge Juan, el marino e ingeniero que en el siglo XVIII demostró que la Tierra está achatada en los polos.

Billete español de 50 pesetas con el rostro de Cajal que entró en vigor en 1935.
Billete español de 50 pesetas con el rostro de Cajal que entró en vigor en 1935.

Francia no se quedó atrás a la hora de celebrar a sus glorias de la ciencia; lo corroboran las emisiones de francos con Blaise Pascal, René Descartes, Louis Pasteur, Urbaine Le Verrier...

pasteur reverso
 

Entre las demás naciones que utilizaron a sus científicos como carta de presentación está Italia, en cuyas liras aparecieron Alessandro Volta, Leonardo da Vinci, Guglielmo Marconi y Galileo Galilei. En Alemania, los marcos cobijaron a los matemáticos Johannes Schonner y Carl Friedrich Gauss, al astrónomo Johannes Keppler y al cosmógrafo Sebastian Munster, entre otros.

Suiza dio espacio en sus francos al naturalista Conrad Gessner, el matemático Leonhard Euler, el anatomista Albrecht Von Hauler, el mirmecólogo Auguste Henri Forel y el biólogo Louis Agassiz.

Otros países han sido más parcos en sus homenajes: Japón se contentó con incorporar a su divisa al bacteriólogo Hideyo Noguchi; Portugal hizo otro tanto con el matemático Pedro  Nunes; Bélgica, con el cartógrafo Mercator y el anatomista André  Vesalio; Dinamarca, con el físico Niels Bohr; Holanda, con el astrónomo Christiaan Huygens; Nueva Zelanda, con el químico Ernst Rutherford; Polonia, con la física María Sklodowska (de casada Curie) y el astrónomo Copérnico; y Austria, con Erwin Schrödinger.

En cuanto a Estados Unidos, aunque no se ha prodigado en esta clase de reconocimientos, su Reserva Federal convirtió al polifacético Benjamin Franklin en uno de los científicos e inventores más conocidos gracias a la difusión mundial del billete de 100 dólares.

Entre las curiosidades de esta rama de la numismática cabe señalar el billete de cinco lirots de Israel con la cabeza de Albert Einstein, pese a que el físico alemán no adquirió la nacionalidad israelí. O el billete de 50 dólares australianos que rinde tributo al inventor David Unaipon y, por su mediación, a las etnias aborígenes de las que procedía. O el doble homenaje recibido por Nikola Tesla, el promotor de la corriente alterna, primero en la agonizante Yugoslavia, a través del billete de la fabulosa cifra de 10.000 millones de dinares; y posteriormente en Serbia, en el de 100 dinares.

Billete de cinco lirots de Israel dedicado a Albert Einstein.
Billete de cinco lirots de Israel dedicado a Albert Einstein.

Legados ilustrados

Aunque los billetes europeos se remontan a 1661, cuando el Banco de Estocolmo puso en circulación las primeras unidades, su ilustración arranca justo con la Revolución Francesa. A finales del siglo XIX eran ornamentados con alegorías del comercio, la industria, la agricultura y, tangencialmente, la tecnología, cuyos temas más habituales eran el ferrocarril, el barco a vapor y el telégrafo. A la ciencia y su gente les llegaría el turno al término de la Primera Guerra Mundial.

Por lo común, los grabadores se han contentado con retratar al científico; otras veces añaden motivos ilustrativos de su legado. Lo apreciamos en el billete serbio que reproduce la patente del motor electromagnético de Tesla junto con la equivalencia del tesla (unidad de inducción magnética) en weber por metro cuadrado. El billete de 2.000 liras consagrado a Galileo exhibe un mapa celeste y dibujos de Saturno y Júpiter vistos por el telescopio.

Nikola Tesla protagoniza el billete serbio de 100 dinares.
Nikola Tesla protagoniza el billete serbio de 100 dinares.

En similar temática, el billete polaco con Copérnico recrea su modelo heliocéntrico; y la libra esterlina con Newton exhibe un prisma, un telescopio reflector y el Sistema Solar. El billete de 20 libras con el rostro de Faraday representa además una de sus espectaculares demostraciones, y el billete italiano relativo a Volta muestra una pila voltaica.

Bello reverso del billete polaco dedicado a Copérnico.
Bello reverso del billete polaco dedicado a Copérnico.

Un par de ejemplos más: el de cinco francos dedicado a Pasteur expone, por un lado, la fachada del Instituto homónimo en París y por el otro, instrumental de laboratorio. El de mil chelines en honor de Schrödinger combina una viñeta de la Universidad de Viena con el símbolo de la función de onda distintiva del enfoque de la física cuántica del sabio austríaco.

Billete en honor de Schrödinger, con el símbolo de la función de onda.
Billete en honor de Schrödinger, con el símbolo de la función de onda.

Un capítulo aparte merecen los grafismos y simbolismos asociados a científicos relacionados con la energía nuclear. El anverso del billete francés dedicado al matrimonio Curie plasma las radiaciones alfa, beta y gamma en su paso por un campo magnético, y el reverso enseña un laboratorio y el obsoleto modelo atómico de Rutherford, similar a un sistema planetario.

Por su parte, el billete polaco con la estampa de Marie Slodowska detalla aspectos de un reactor nuclear de tecnología local acompañado del mencionado modelo atómico. Este mismo esquema ilustra el billete israelí con la faz de Einstein, que en el reverso ostenta una panorámica del reactor de Nahal Sorek. Los dos últimos casos transparentan la intención del banco emisor de aprovechar el prestigio de científicos irreprochables para promover los respectivos programas nucleares nacionales.

Más polémica ha sido la inclusión de colibríes en el billete de 10 libras esterlinas alusivo a Darwin. Se suponía que ilustraban la visita del naturalista a las Galápagos, pero en el archipiélago no existen tales pájaros y sí pinzones y sinsontes, consignados por el teórico de la evolución. Al parecer, la razón de la presencia de los colibríes era sencillamente que le gustaban al grabador.

Los colibríes sobran en el billete de 10 libras alusivo a Darwin.
Los colibríes sobran en el billete de 10 libras alusivo a Darwin.

Sin ciencia en el euro

La introducción del euro ha empobrecido este tipo de promoción de la cultura científica. Para evitar agravios comparativos, el Banco Central Europeo ha optado por decorar su papel moneda con filigranas o unos pocos elementos relativos a la arquitectura y la ingeniería (puertas y puentes) cargados de connotaciones positivas: la apertura, la superación de obstáculos, la comunicación... En pocas palabras: la ciencia ha quedado fuera.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios