Sociedad

Cristiano Ronaldo, ni un pelo de tonto

El jugador inaugura su clínica capilar en Madrid, una ciudad que le "ayudó mucho", mostrando su faceta más romántica.

Cristiano Ronaldo junto a su pareja, Georgina Rodríguez.
Efe

En una de las mejores zonas de Madrid se erige un edifcio de 2.500 metros cuadrados de corte industrial que acoge el nuevo negocio de Cristiano Ronaldo: la clínica capilar más grande de Europa, equipada con la última tecnología y 'vestida' con muebles de diseño. "A todo el mundo le gusta cuidar de su imagen, yo soy un ejemplo visible de eso", afirma el futbolista en la inauguración del lujoso lugar, Insparya, dedicado al diagnótico, tratamiento e investigación en el área de la alopecia.

La elección de Madrid no ha sido al azar. "Me ha dado mucho. A mi novia española, Georgina, que también es un poco argentina -matiza entre risas lanzando una mirada complice a la susodicha, sentada en primera fila con gesto serio-, mis hijos, lo que gané en el Real Madrid.... Es una ciudad que me ayudó mucho", recalca con cierta nostalgia. No en vano, el portugués vivió nueve años en la capital, periodo en el que dio forma al proyecto de la clínica. Por eso, no quiso dejarlo de lado cuando fichó por el Juventus de Turín. Pese a los momentos malos, "a los españoles os quiero", espeta ante un reducido aforo de periodistas en una de las luminosas salas del centro.

La clínica cuenta con 18 quirófanos, dos de ellos VIP, destinados para aquellos que quieran más intimidad, ya que cuentan con una sala y aseo privado. Las instalaciones, en las que ya se han invertido más de tres millones de euros, están preparadas para realizar 550 intervenciones mensuales con precios que oscilan entre los 3.000 y los 7.000 euros del tratamiento más completo, que suele rondar los 10.000 euros. Una forma inteligente de restar clientes a Turquía, el país de los transplantes capilares por excelencia. Si todo marcha según lo previsto, Ronaldo realizá de dos a tres aperturas anuales de sucursales de estas clínicas, con una inversión prevista de 25 millones de euros en los próximos 5 años.

La de Madrid es la primera clínica de una empresa afincada en Portugal que ha comenzado la expansión internacional. Ronaldo, que la conocía porque su madre y varios compañeros futbolistas se cuentan entre sus 35.000 clientes, decidió meterse en un negocio que lucha contra la alopecia, enfermedad que sufre el 52% de los españoles, siendo el segundo país más afectado, por detrás de República Checa y seguido por Alemania.

Está claro que Ronaldo, que afirma que aún no ha necesitado someterse a ningún injerto capilar, no tiene ni un pelo de tonto.

Etiquetas
Comentarios