Sociedad

¿Sobrevivirías en el Polo Norte? Si construyes un iglú siguiendo estos trucos, sí

Solo apto para aquellos aventureros que quieran pasar un día diferente en la nieve.

Al construir un iglú, es importante que no queden huecos muy grandes entre los bloques de hielo.
Pixabay

Raquetas, 'tubbing', motonieve y 'snowbike'... Son muchas las alternativas que ofrece la nieve más allá del esquí y que permiten disfrutar de un día de montaña en pleno invierno. Las empresas de turismo activo y deportes de aventura ofrecen además otro sinfín de actividades, como disfrutar de un paseo en trineo de perros o construir un iglú y pasar dentro una noche a la intemperie.

Para aquellos que deseen aventurarse y crear su propia construcción helada, ya sea por diversión o por pasar una noche como si se estuviese viviendo un capítulo de 'El último superviviente', estos consejos pueden ser la mejor opción. Tome nota.

Es necesario una pala, una sierra de carpintero y una lona de plástico, que funcionará como suelo del iglú. Antes de comenzar con la construcción, conviene elegir una zona donde la nieve esté compacta, para crear los bloques con facilidad. Con la pala se dibuja el círculo en el suelo (el diámetro debe ser, al menos, la altura media de una persona) y con la sierra se comienza a cortar la nieve de dentro del perímetro, pues el suelo del iglú debe estar unos centímetros por debajo de la superficie para mantener el calor mejor. A la hora de cortar la nieve, se debe empezar con bloques pequeños e ir aumentando de tamaño poco a poco, construyendo la pared en espiral y no por niveles (como se haría con ladrillos). Los bloques se pueden ir moldeando según se colocan y no importa si queda algo de espacio entre ellos, pues se pueden tapar después con más nieve. Lo ideal a la hora de construir un iglú es que haya una persona que construya desde dentro y otro desde fuera, para asegurar la estabilidad de los bloques por ambos lados. Al final, quedará un hueco en la parte más alta, que se tapa con otro bloque de nieve del tamaño necesario. Conviene, eso sí, dejar un pequeño agujero en la parte superior para facilitar la ventilación.

Para la puerta, es mejor si se construye un pequeño túnel, pues protegerá el habitáculo principal de las corrientes de aire y mantendrá mejor la temperatura.

Una vez aseguradas las paredes, se alisa el suelo sacando la nieve sobrante y se coloca el plástico impermeable.

Etiquetas
Comentarios