Sociedad

10 consejos para evitar la adicción de tus hijos al móvil

¿Te preocupa que tus hijos hagan un uso excesivo e inadecuado de los dispositivos digitales? Ten en cuenta estas diez recomendaciones y podrás minimizar los riesgos.

Es una realidad: los niños pasan demasiadas horas mirando la pantalla de su teléfono.
Es una realidad: los niños pasan demasiadas horas mirando la pantalla de su teléfono.
Unsplash

Es una realidad: los niños pasan demasiadas horas mirando la pantalla de su teléfono. Las nuevas generaciones han nacido en plena era digital y, por eso, están acostumbradas a convivir con móviles, ordenadores y tabletas desde una edad muy temprana. Estos dispositivos pueden tener sus ventajas, pero se convierten en un problema real cuando su uso se vuelve adictivo. Para evitar los peligros de las nuevas tecnologías, es fundamental educar a los niños y enseñarles a hacer un uso responsable de las mismas. Teniendo en cuenta algunos sencillos consejos podrás evitar y minimizar los problemas que conlleva la adicción de tus hijos a los ‘smartphones’, las redes sociales e internet. Si sigues estos 10 pasos, impedirás que en un futuro cercano ese uso insistente se convierta en un verdadero problema de adicción:

1. Supervísalos: aunque sea difícil determinar a qué edad deberíamos permitirles empezar a utilizar internet, hay que hacerlo. Debes esperar al menos hasta que cumplan los siete años para dejarles buscar por sí mismos contenidos en la red. Y, cuando comiencen a hacerlo, tendrá que ser siempre bajo la supervisión de un adulto.

2. La educación es imprescindible: es importante enseñar a los niños que las nuevas tecnologías no deberían ser su principal método de comunicación y socialización. Los padres son su principal modelo a seguir: si ellos hacen un uso excesivo del teléfono, los hijos aprenderán a imitarlos. Hay que enseñarles cómo utilizar las redes sociales de una forma responsable y correcta, haciendo hincapié en los riesgos que se pueden encontrar en ellas y la importancia de no facilitar datos personales ni publicar imágenes comprometidas. Conviene que no las utilicen antes de los 14 años.

3. Establece horarios: conviene llegar a un pacto consensuado con los niños en cuanto a horarios y límites de uso de los aparatos digitales. Un acuerdo que nunca deberían quebrantar y que ayudará a evitar problemas y futuras discusiones.

4. Control parental: el ordenador debería estar ubicado siempre en un lugar al alcance de tu vista. También puedes instalar programas de control parental en los terminales prácticos.

5. Protégelos: para educar de la forma más sana posible en el uso de las nuevas tecnologías, proteger psicológicamente a tus hijos es vital. Lo conseguirás fomentando su autoestima, creatividad, habilidades sociales, comunicación y capacidad de resolución de problemas.

6. Vigila sus cambios de humor: para distinguir entre uso, abuso y adicción tienes que estar especialmente atento a indicios en el comportamiento de los niños. Si hay un cambio peligroso es muy fácil que desemboque en una adicción. Tu alarma debería saltar ante los cambios bruscos de humor al desconectarse o al quedarse sin batería, el aislamiento o la pérdida de interés por actividades que antes eran un hábito en su día a día.

7. Bloqueo al ciberacoso: una de las tareas más complejas para un padre aparece cuando se presenta el tema del ciberacoso. Es necesario que generes con tus hijos un clima de confianza y comunicación fluida que les permita saber cómo actuar si tienen un problema en las redes, así como que promuevas determinados factores de protección. Que conozcan, por ejemplo, que tienen la posibilidad de bloquear y denunciar a alguien que les acosa en internet e incluso de eliminar sus cuentas si se sienten incómodos.

8. Enséñales a reaccionar: si detectan algún caso de ciberacoso, aunque no sea propio, deben saber cuál es la manera correcta de actuar. Si son testigos de algo así tienen que contárselo a mayores de edad de confianza para que contacten con autoridades o especialistas que puedan asesorar y ayudar a acabar con el problema.

9. Impide ese acoso: del mismo modo que es fundamental que sepan defenderse ante potenciales acosadores, también lo es que se conciencien de que ellos mismos no deben utilizar las redes sociales para hostigar o molestar a los demás, difundir material peligroso ni herir a nadie.

10. Fomenta sus actividades al aire libre: en muchos casos, el uso del móvil nace del aburrimiento. Si los niños no tienen nada interesante que hacer, cogen el teléfono para entretenerse con él. La mejor manera de que dejen de estar pegados a la pantalla es proponerles actividades entretenidas: ir al parque, a la piscina, a la playa, quedar con amigos, hacer deporte, dar un paseo… Además, el sedentarismo es uno de los mayores problemas derivados del uso de las nuevas tecnologías. Los niños tienen que realizar actividad física y tener hábitos de vida saludables.

Etiquetas
Comentarios