Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

'Desafío Total': más dura será la caída

Encuentra el error científico presente en este diálogo de la película 'Desafío total'.

'Desafío total' ('Total recall', Len Wiseman, 2012)
'Desafío total' ('Total recall', Len Wiseman, 2012)
Columbia Pictures / Original Film

En este remake del 'Desafío Total' de 1990 -a su vez adaptación del fantástico texto de Philip K. Dick- , el protagonista, Douglas Quaid, es un gris trabajador que, frustrado por su anodina existencia, acude a la compañía Rekall con la esperanza de hacer un viaje mental que le proporcione recuerdos de una vida como superespía. Pero algo falla en el proceso y Quaid se convierte en un hombre perseguido por los agentes de un estado totalitario. En su huida, descubrirá su verdadera identidad y su destino… ¿Será capaz de descubrir también el 'atractivo' gazapo presente en este diálogo? Para ello, mejor que acudir a Rekall, es hacerlo a 'Que la ciencia te acompañe'.

El diálogo

“A finales del siglo XXI, la guerra química global ha dejado el planeta prácticamente inhabitable. Solo dos territorios permanecen: la United Federation of Britain y La Colonia. Trabajadores de La Colonia viajan atravesando el planeta cada día en el único transporte posible: La Caída…

-Hola colega, tienes mala cara -espetó Harry, su compañero de trabajo y copas, al apocado Douglas.

-Gracias -respondió Douglas Quaid.

-Sin ofender.

-Me encuentro fatal. No me ofendes. No duermo bien tío -se justificó mientras ambos se integraban en el pelotón de trabajadores que accede a The Fall, el ascensor planetario que les lleva a la fábrica en la que trabajan, al otro lado del globo.

“Hora local 7 horas y 25 minutos. La duración del viaje a la Unión Federal Británica es de 17 minutos. El descenso se iniciará en 60 segundos”.

-¿No te has parado a pensar que siempre nos sentamos exactamente en el mismo asiento?... desde hace años. ¿Por qué? -le cuestionó Douglas a Harry.

-No lo sé. Son asientos y tenemos culos –respondió divertido su colega- Tiene bastante lógica hacerlo.

-Pero siempre seguimos la misma rutina,… día tras día. Año tras año. Sin cuestionárnoslo.

-¿Nos cambiamos?, sin problemas -dijo con sorna Harry, y tras cambiar de asiento al que tenía en frente comentó sarcástico- ¡Oh, sí! En este lado pasan muchas más cosas. Mola más.

“El descenso comenzará en 3, 2, 1. Tengan un buen viaje”. Dicho lo cual el ascensor comenzó su viaje en caída libre hacia el centro del planeta.

Y tras unos minutos:

“Nos acercamos al núcleo. Por favor, prepárense para la inversión gravitatoria”. Y todo empezó a flotar.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios