Despliega el menú
Sociedad

Pilar Burillo: "La muerte por despoblación es silenciosa"

Nacida hace 32 años en Teruel, esta historiadora experta en sistemas de información geográfica elaboró el mapa de las áreas despobladas de España.

Pilar Burillo, en el parque de Fernando Hué de Teruel.
Pilar Burillo, en el parque de Fernando Hué de Teruel.
Jorge Escudero

¿Qué significa el término ‘demotanasia’, que usted ha acuñado referido a la despoblación?

Quiere decir que tanto por acciones directas como indirectas o por omisión se obliga a la gente de un territorio a marcharse porque no puede vivir en él. Eso supone abandonar pueblos y su cultura milenaria. El término ‘tanasia’ –de ‘thanatos’, muerte en griego– se emplea en muchas palabras como eutanasia, que significa muerte dulce.

¿Hay territorios abocados a una muerte dulce por despoblación?

Exacto. La muerte por despoblación es una muerte silenciosa y dulce. Nadie se da cuenta de que ocurre.

Pero ahora el problema está sobre la mesa de la Administración.

Sí. No se hablaba de este tema hasta ahora porque estamos divididos en provincias y comunidades autónomas y el problema se analizaba en función de estas demarcaciones, pero no se había estudiado en el conjunto estatal hasta que elaboré el mapa que delimita las áreas escasamente pobladas de toda España.

¿Y dónde están?

He delimitado las zonas despobladas por agrupaciones de municipios. La provincia y la comunidad autónoma no sirven para evaluar la situación porque las capitales distorsionan la realidad. El problema se centra en las zonas de montaña, como la Serranía Celbitérica –en el Sistema Ibérico–, la frontera con Portugal o los Pirineos.

¿Se puede deducir que las condiciones geográficas de esas áreas las condenaban a la despoblación?

Eran territorios más poblados y son ricos en recursos. El agua que beben en las ciudades o que abastece a los regadíos llega de las montañas despobladas y la energía, también.

Pero si tienen tantos recursos, ¿por qué han llegado a una situación de agonía demográfica?

Porque en España todos los recursos se han explotado históricamente en base a los intereses de las ciudades y olvidando el mundo rural.

¿Qué consecuencias ha tenido esa hegemonía urbana?

La Serranía Celtibérica tiene menos de 8 habitantes por kilómetro cuadrado y el 53% del territorio nacional tiene menos de 12,5, una densidad propia de zonas escasamente pobladas, según la Unión Europea. Y hablamos de población censada, porque la que vive realmente en los pueblos es un tercio de la censada. Mucha gente está empadronada en los pueblos pero vive en las capitales más cercanas.

¿Qué se puede hacer para evitar la muerte de un territorio por despoblación?

La Serranía Celtibérica estuvo despoblada en la Edad Media y se aplicaron cartas pueblas con beneficios fiscales a quienes venían a repoblarlo. Para repoblar un territorio, hay que generar trabajo y una fiscalidad preferente es básica. Las áreas insulares y ultraperiféricas de la Unión Europea, como Canarias, ya disfrutan de ventajas fiscales. Es necesario eso mismo en las zonas despobladas.

¿Y mejorar las infraestructuras? 

Las infraestructuras son muy importantes porque, sin ellas, ¿qué empresa se va a instalar en zonas rurales despobladas, por muchas ventajas fiscales que tenga?

¿Está avanzada la ‘demotanasia’ en Teruel?

La provincia tiene dos zonas muy diferenciadas, la de montaña y la del valle, que es el Bajo Aragón y que no vive una situación tan grave. Las tierras altas están mal, y se salvan un poco gracias a que en ellas está la capital.

¿Y cómo anda Aragón?

El Pirineo aragonés es la zona peor con diferencia.

¿Y el conjunto de España?

La zona más deprimida demográficamente es el Señorío de Molina (Guadalajara), con 2,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Además, su problema está enmascarado por el crecimiento de la capital provincial.

¿La estructura provincial es un inconveniente para luchar contra la despoblación?

La provincia es importante para administrar la lucha contra la despoblación. Pero para analizar el problema no sirve, porque desdibuja la realidad. Hay que utilizar una unidad más pequeña, el municipio.

¿Le preocupa la dispersión de iniciativas contra la despoblación (SSPA, Serranía Celtibérica, Foro de Comunidades, comisionada estatal contra la despoblación y comisionado de la DGA)?

Tengo la sensación de que frente a una realidad que se acaba de descubrir nadie sabe qué hacer. La coordinación es imprescindible para resolver el problema. Pero soy feliz de que la despoblación esté en el centro del debate. Supone que la gente poco a poco se da cuenta del problema.

Etiquetas
Comentarios