Despliega el menú
Sociedad

Harry y Meghan quieren a George y Amal Clooney como padrinos de su bebé

Los 'royals' británicos esperan el nacimiento de su primer hijo para la próxima primavera.

George y Amal Clooney
George y Amal Clooney, los futuros padrinos del nuevo 'royal' británico.
Reuters

El príncipe Harry y su mujer, Meghan Markle, esperan su primer hijo para la próxima primavera. Como cualquier pareja, los futuros padres preparan con ilusión la llegada de su bebé. Aunque en su caso, el hecho de que el niño sea séptimo en la línea de sucesión al trono lo convierte en una personita bastante poco convencional.

Quizá por eso, sus futuros padrinos no serán personas comunes. De hecho, ni siquiera serán miembros de la familia real británica. Según adelantan los medios de aquel país y recoge la revista 'Vanity Fair', Harry y Meghan habrían propuesto ser los padrinos de su bebé al actor George Clooney y a su esposa, la abogada y activista Amal Clonney.

Ambas parejas mantienen una muy buena relación. Los Clooney fueron dos de los invitados estrella en la boda del príncipe y la ya exactriz. Y hay tanta confianza entre los cuatro que el pasado verano George y Amal prestaron a los jóvenes 'royals' su casa junto al lago Como, en la Lombardía italiana, para que pudieran pasar unos días alejados de la presión de la prensa del corazón.

La búsqueda de intimidad también podría estar detrás de la decisión de los duques de Sussex, que han decidido cambiar su residencia. Así, pese a que la reina Isabel les había asignado un apartamento en el palacio de Kensington -el mismo edificio donde vive el príncipe William con su mujer, Kate Middleton, y sus tres niños-, la pareja prefiere trasladarse a Frogmore Cottage, una casa situada en los terrenos de palacio de Windsor, a unos 40 kilómetros de Londres.

La mudanza está prevista para comienzos del año próximo.

Antes, la pareja pasará las Navidades en familia. Y con una novedad. Ya que aunque no es habitual que la Isabel II invite a nadie a pasar las fiestas con ellos, esta vez ha hecho una excepción. la madre de Meghan, Doria Ragland, compartirá las celebraciones con la familia de su yerno en Sandringham House, en el condado de Norfolk, donde la reina y los suyos disfrutan de la cena de Nochebuena y el almuerzo de Navidad y acuden después a un servicio religioso.

Según los medios británicos, Isabel II ha querido tener así un gesto de cariño con la mujer de su nieto, recién llegada a la familia, para que se sienta arropada en estas Navidades en las que, además, espera la llegada de su primer hijo.

Etiquetas
Comentarios