Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

La tecnología y el sexo: ¿problema o solución?

Actualmente existen diferentes aplicaciones y dispositivos móviles que permiten cuantificar determinados aspectos de nuestras relaciones sexuales.

¿Qué te parecen estas medidas?
¿Qué te parecen estas medidas?
Freepik

De la misma manera que existen pulseras deportivas y aplicaciones para realizar ejercicio físico, también se han creado aplicaciones y dispositivos móviles para medir el rendimiento sexual.

Un fenómeno novedoso ante el que cabe preguntarse: ¿Quiero comparar el rendimiento en mis relaciones sexuales con el del ejercicio físico realizado en una sesión de deporte?, ¿es equiparable o intervienen variables afectivas de comunicación y de satisfacción subjetiva en la vida sexual que son prioritarias y no cuantificables por un dispositivo?, ¿qué puede aportarnos a la relación de pareja, satisfacción o frustración?

La sexóloga Eva Mª. González, de Psicólogos Sexólogos Zaragoza, enumera alguno de los últimos avances con los que tecnología aporta novedades a la vida sexual.

• El preservativo inteligente. Aunque su nombre pueda indicar que sustituye a un preservativo, no es así. En caso de utilizar el preservativo como método anticonceptivo habría que seguir usándolo junto a este dispositivo.

"Se coloca en la base del pene y contiene un chip y unos sensores que miden el tiempo de la relación sexual, la cantidad de penetraciones y velocidad, calorías quemadas, frecuencia de las sesiones sexuales y número de posturas usadas", explica la sexóloga.

Se trata de un dispositivo equiparable, en cierta medida, a las pulseras utilizadas para medir determinados parámetros durante el ejercicio físico. Aunque a la hora de usarlo cabría preguntarse: ¿Me apetece a mí y a mi pareja medir estos parámetros como si fuera una sesión de running?

• Apps para monitorizar el rendimiento sexual: tales como 'Spreadsheets data in bed', 'Sexlife tracker' o muchas otras.

"Sus diseñadores afirman que sirven, por ejemplo, para cuantificar las posiciones utilizadas, el tiempo utilizado durante las relaciones sexuales, registrar la actividad sexual realizada (masturbación, sexo oral etc.) y llevar un registro al día de todo ello", comenta.

• Otras apps que no se basan en la cuantificación de lo sexual y pueden utilizarse a modo lúdico para enriquecer la vida erótica de la pareja.

"La clave a la hora de recurrir a las nuevas aportaciones tecnológicas no es medir y observar nuestro comportamiento erótico, sino utilizarlo como estímulo erótico para salir de la rutina y crear nuevos escenarios sexuales que permitan la satisfacción con el otro. Utilizarlos a modo de juego y no como una obsesión por el hecho de hacerlo bien y por 'controlar", concluye la especialista Eva M. González.

- Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios