Sociedad
Suscríbete

Pobreza infantil en España: última llamada

Un informe de la OCDE evidencia la mala situación económica de las familias con niños en el país. ¿Hay salida?

Un grupo de escolares, en un colegio de Huesca
Un grupo de escolares, en un colegio de Huesca

"La pobreza causa un enorme impacto sobre los niños en diferentes formas: afecta a sus condiciones materiales de vida, la calidad de su relación con sus padres, su salud y sus resultados educativos, y, en un periodo posterior de su vida, su integración al mercado laboral y sus oportunidades profesionales". Esta frase aparece en el último informe de la OCDE sobre pobreza infantil, titulado 'Niños pobres en países ricos: por qué necesitamos medidas de política'. Un estudio que de nuevo saca los colores a España, donde el rango de pobreza entre los más pequeños es uno de los más elevados, mayor incluso que en países donde la pobreza a nivel global es superior, como México o Hungría. Sí, hay un problema y quizás esta sea la última oportunidad.

Los datos de la OCDE son concluyentes. Un 22% de la población infantil en España se encuentra por debajo del umbral de la pobreza; de cada cien niños, 22 tocan con mayor o menor intensidad el infierno de la miseria. Son siete puntos más que la ratio de pobreza a nivel global en el país. La situación aún es peor al observar el fenómeno de la pobreza anclada; es decir, la fijada a partir de un año de referencia, en este caso 2008. Aquí solo Grecia empeora los resultados de España, con un 28,9% de niños en situación de precariedad. Además, el elevado desempleo no parece ser la causa detrás de estos datos.

¿Qué conclusiones se pueden extraer del informe de la OCDE? ¿En qué ámbitos cojea particularmente España? Y ¿qué hacer para paliarlo? Analizamos el documento de la mano de Pau Marí-Klose, sociólogo de la Universidad de Zaragoza y en la actualidad alto comisionado para la lucha contra la pobreza infantil. “El informe confirma cosas que ya sabíamos, aunque lo lleva a la comparación internacional. Y se ve claramente que la situación de España es anómala respecto a los países desarrollados, pero es que respecto a los de un nivel menor no es para tirar cohetes”, destaca Marí-Klose.

En España destaca la caída de ingresos de las familias con niños en los hogares más pobres, los que tienen rentas situadas por debajo del percentil décimo (es decir, el 10% que menos ingresa en el país).

P. M.-K.: Es un fenómeno de carácter casi global, pero en España ha sido especialmente pronunciado en los sectores vulnerables durante la crisis. Lo he dicho muchas veces: la crisis empobreció a los más pobres, y dentro de los más pobres empobreció sobre todo a los hogares con niños. Fue una crisis fundamentalmente laboral, en la que se expulsó a mucha gente del mercado de trabajo, gente joven, con padres jóvenes. Y como tenemos un estado del bienestar muy poco protector para las familias con niños, estas quedaron a la intemperie. Es el resultado de un mercado de trabajo disfuncional y de un estado del bienestar poco protector para las familias con niños. España apenas reduce pobreza a través de prestaciones familiares, cuando en otros países juegan un papel importante.

Con pleno empleo, España seguiría siendo el segundo país con mayor tasa de pobreza infantil

Se suele decir que el problema de España es el alto nivel de paro, pero en el propio informe se observa cómo, en un hipotético caso de pleno empleo entre las familias con niños, España seguiría siendo el segundo país con mayor tasa de pobreza infantil.

P. M.-K.: Esto siempre ha sido un caballo de batalla de mis trabajos. Yo hice esa misma simulación hace seis o siete años, pero algo más sofisticada, ya que asigné ingresos en función de niveles socioeducativos. Y la tasa de pobreza apenas bajaba dos o tres puntos; sería sustituir la pobreza de desempleados por pobreza laboral. Nuestro tejido productivo genera mucha precariedad y nuestro mercado de trabajo está muy dualizado, hay un sector más joven de hogares con niños que tienen trabajos precarios, lo que se llama baja intensidad del trabajo. Se trabaja por temporadas, a tiempo parcial, de repente te quedas sin empleo y no enganchas hasta unos meses después… Y, como el sistema de protección es contributivo, se condena muchas veces a estos hogares a tener prestaciones bajas o a que se les agoten. Y van tirando como pueden.

¿Son suficientes las ayudas?

P. M.-K.: Las coberturas de las rentas mínimas son muy malas, los planes Prepara y RAI han sido muy restrictivos, etc. No solo es un problema de desempleo, sino de intensidad del empleo y de los derechos sociales asociados al empleo. En prestaciones por hijo a cargo, la media de la OCDE se sitúa entre el 15% y el 20% de las rentas anuales de los hogares. Ahora piensa en los 291 euros anuales que hay en España; viene a ser un 5% o 6% de los ingresos familiares, muy poco dinero.

Dada la situación actual, ¿qué se puede hacer a corto plazo?

P. M.-K.: A corto plazo, el Gobierno trabaja en varias líneas. Una primera de mejora de las prestaciones por hijo a cargo para las familias en pobreza severa, que es limitada: se han puesto 180 millones en el acuerdo de presupuestos. Hay otras partidas que intentan reducir los costes de las familias más desfavorecidas; se trabaja en una estrategia nacional para la pobreza energética, con la idea de cubrir a través del bono eléctrico u otras fuentes de energía a familias más vulnerables. O reducir los costes de la educación a través de becas, para lo que hay una partida importante. Con todo esto se busca darles mayor solvencia ante cargas que van a tener sí o sí. Luego hay otra línea que tiene que ver con abordar las consecuencias de la pobreza. Por ejemplo, la mejora de los recursos de la escuela 0-3 persiguen que los niños que crecen en situaciones de adversidad tengan acceso a escuelas infantiles donde se lleva a cabo una estimulación cognitiva adecuada, que permite que no lleguen a la escuela obligatoria con brechas que afectan a sus condiciones de aprendizaje. Hay dinero para comedores, para material escolar… Dentro de las limitaciones presupuestarias, se intenta dar pasos en la buena dirección. Hasta ahora era un asunto ignorado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión