Despliega el menú
Sociedad

Entre la cal y la arena, ¿cuál es la buena?

Todo el mundo ha dicho alguna vez este refrán al referirse a una cosa buena y otra mala pero, ¿cuál es cuál?

Si tuvieran que elegir, muchos escogerían la arena puesto que no es dañina.
Si tuvieran que elegir, muchos escogerían la arena puesto que no es dañina.
Unsplash

'Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo'. Y es que está más que demostrado: en los últimos días de mayo y primeros de junio aún hace falta salir con una chaqueta. El refranero español sigue estando tan vigente como lo estaba hace décadas y es que todavía son muchas las personas que emplean estos dichos como. El tono jocoso relacionado con un consejo o reflexión y su asociación con la vida cotidiana convierte a estos dichos en parte de la lingüística diaria. La primavera y las estaciones del año se adueñan del  refranero español, pero también hay otros aspectos, como el conocido 'una de cal y otra de arena'. En este caso, dos materias que todo el mundo asocia con situaciones que presenta aspectos positivos y negativos de forma alterna. Pero, ¿cuál es la buena?

La mayoría de personas contestaría, sin ninguna duda, que la arena, puesto que la cal es peligrosa si está en contacto directo con las personas. Al contrario, la arena no es dañina, por lo que si hay que recibir algo, mejor que no sea malo.Sin embargo, el origen del dicho parece que inclina la balanza hacia el otro material.

La cal y la arena se emplean para la construcción de edificios. Antiguamente, cuando no se empleaban los ladrillos, había que hacer un mortero, una masa con piedras o bloques que se fijaban con la mezcla de ambos materiales. Como siempre han existido los rumores, los de aquella época decían que los malos constructores siempre intentaban dar más de arena que de cal, puesto que la primera era mucho más barata que la segunda. Sin embargo, la mejor opción para la construcción de la argamasa sería una palada de cal -un material más consistente, más caro y noble- y una de arena -más ligero, abundante y, por tanto, menos importante-: "Una de cal y otra de arena y la obra saldrá buena, una de cal y otra de arena hacen mezcla buena'. Así, en este contexto la cal sería lo positivo y la arena lo negativo.

Prefiramos la cal o la arena (según el contexto), la Real Academia Española hace que todos nos equivoquemos pues, en su diccionario indica que 'una de cal y otra de arena' se define como la "alternancia de cosas diversas o contrarias para contemporizar". En ningún momento hace referencia a un aspecto negativo ni a otro positivo.

Etiquetas
Comentarios