Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Una moda que también afecta al paisaje en las playas

La playa de Las Coloradas en Lanzarote o Cales Morts, entre las playas de Binimel·la y la Pregonda en Menorca,  han perdido su fisionomía por las construcciones de rocas elaboradas por los visitantes.

Un grupo de voluntarios del programa "Junt@s Somos Biosfera" recogiendo las construcciones de rocas en la playa de Las Coloradas
Un grupo de voluntarios del programa "Junt@s Somos Biosfera" recogiendo las construcciones de rocas en la playa de Las Coloradas
Imagen cedida por Juan Cazorla Godoy

Desde un nombre propio a una declaración de amor pasando por la bandera estelada y el mensaje de libertad presos políticos, que se encontró a principios de agosto debajo del pico de Peña Ezcaurri en Ansó. Las piedras y rocas forman parte del entorno natural y desde hace unos años se ha puesto "de moda" apilarlas o hacer figuras con ellas en determinados espacios naturales, sin tener en cuenta las consecuencias que eso puede tener para el medioambiente.

Diversos casos han sido los que se han detectado en Aragón, como por ejemplo el del Portillón de Benasque o el final del barranco seco de Basender, en la sierra de Guara. Aunque esta práctica no solo se concentra en Aragón y sus montañas.

Desde hace algunos años, la Reserva de la Biosfera del Cabildo de Lanzarote, está impulsando una iniciativa denominada "Junt@s somos Biosfera" en la que alrededor de una treintena de voluntarios se encarga de la limpieza de residuos y la retirada de piedras de determinados espacios de la isla que se encuentran deteriorados por el apilamiento de rocas, como la playa de Las Coloradas. Además ha iniciado una campaña denominada "Lanzarote es maravillosa tal y como es. Sin mover ni una sola piedra" para instar a los ciudadanos a respetar el medio natural

El Técnico de la Oficina de la Reserva de la Biosfera del Cabildo de Lanzarote, Juan Cazorla Godoy,  ha determinado que esta iniciativa se hace con el objeto de concienciar a los visitantes de que "construir figuras o nombres con piedras, altera la morfología del paisaje y de las playas de nuestra isla y daña el ecosistema”.

Otro de los grandes reclamos turísticos en España es Menorca. La isla balear fue uno de los primeros lugares en los que se encontraron estas "construcciones" que ahora están deteriorando y modificando los ecosistemas. Por ello, el consell de Menorca lanzó una campaña en la que instaba a los ciudadanos a no modificar el entorno, bajo el lema "No dejes tu huella".

Etiquetas
Comentarios