Despliega el menú
Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Por qué el tiempo no avanza si miro el reloj

Mirar el reloj crea una desconexión entre lo que pasa en realidad y lo que esperamos que ocurra. La neurociencia explica nuestra percepción del paso del tiempo.

Y el horario que tendremos será...
El reloj parece haberse parado. ¿Por qué tenemos esa sensación?
Marco Verch

Es viernes. Último día de la semana laboral. Tu jornada termina a las 14.00. Ya son las 13.16. Pero tienes la sensación de que las manecillas no se mueven desde hace unos minutos. ¿Por qué?

Hay una explicación neurocientífica. Según Amelia Hunt, de la universidad escocesa de Aberdeen, mirar el reloj crea una desconexión entre lo que ocurre en realidad y lo que el ojo espera que ocurra. Tu cerebro se anticipa, y al mirar el reloj y no cumplirse las expectativas experimentas la sensación de que el tiempo se ha detenido. Porque tu cabeza ya está en el futuro.

Algo similar ocurre cuando prestamos mucha atención a los detalles de un suceso. Por ejemplo, durante acontecimientos que ponen en peligro nuestra vida, como accidentes de tráfico o atracos, los implicados suelen experimentar la sensación de que todo sucede a cámara lenta. Lo llaman Expansión Subjetiva del Tiempo (TSE por sus siglas anglosajonas) y se debe a que la atención distorsiona la percepción.

Otro fenómeno que guarda relación tiene que ver con la cuenta atrás. De acuerdo con un reciente estudio de la Universidad Penn State (EE. UU.), cuando una persona se enfrenta a una cuenta atrás (del tipo cinco, cuatro, tres, dos, uno) demasiado lenta se impacienta más que si la cuenta atrás dura lo mismo pero los números se suceden más rápido (diez, nueve, ocho...). "Una cuenta atrás veloz crea la sensación de que esperas menos tiempo", asegura David Reiter, coautor del estudio. Podría quedarse en un dato anecdótico si no fuera porque la impaciencia, además de hacernos mover los pies, suele conducirnos a tomar decisiones precipitadas, según demostraron los investigadores.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios