Sociedad

Tercer Milenio

Tercer Milenio

Por qué se me explotan tan rápido las pompas de jabón

¿Qué pasa entre el jabón y el agua para hacer posible cada pompa? Algunos trucos para que tus pompas de jabón duren más.

Finas láminas de agua jabonosa con aire dentro
Christos Loufopoulos

Una pompa no es más que una fina lámina de líquido con aire en su interior. Normalmente esa pared consiste en una especie de sándwich con dos capas de jabón a los lados y una de agua en medio. ¿Pero por qué no puede crearse una burbuja solo a partir de agua? Por un lado, necesita al jabón porque es un tensoactivo, es decir, que reduce la tensión superficial del agua, y eso le da una estabilidad que el agua por sí sola no tiene.

Pero hay otro motivo. Resulta que si la pared de la pompa estuviese hecha solo de agua, esta se evaporaría casi al instante. El jabón protege al agua de la evaporación. Y aún tarda más en romperse si añadimos glicerina, una molécula que forma puentes de hidrógeno débiles con el agua y evita que pase de estado líquido a gaseoso. Incluso si sostenemos la burbuja sobre manos secas, cuando contiene glicerina cuesta bastante hacerla explotar. Y lo mismo sucede si se añade a la mezcla sirope de maíz o alcohol para desinfectar. Evitando la evaporación, se evita el peligro. El de la explosión, vaya.

Otras recetas para hacer pompas perfectas hablan de usar jabón de fregar los platos, sin superar el 12% de la mezcla. Empleando agua destilada en lugar de agua del grifo se evita que los minerales interfieran en la formación de pompas. Otro truco que funciona es añadir un poco de azúcar (en lugar de sirope) para retrasar la deshidratación de la pompa y lograr que flote en el aire durante más tiempo.

Y un último apunte: que sean redondas tampoco es casual. Es economía de recursos, básicamente. Resulta que la forma esférica es la que menos energía requiere para formarse.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios