Sociedad

Una turista británica se queja de que en Benidorm hay "demasiados españoles"

Freda Jackson, de 81 años, asegura que sus vacaciones fueron un "desastre de principio a fin" y reclama a la agencia con la que contrató el viaje que le devuelvan el dinero.

Benidorm se prepara para su temporada alta celebrando la noche de San Juan
Freda Jackson asegura haber llorado al final de su viaje a Benidorm, que reservó a través de la agencia de viajes Thomas Cook.

"¿Por qué los españoles no pueden ir a otro lugar para sus vacaciones?". Esto es lo que se pregunta una turista británica, Freda Jackson, en declaraciones al Lancashire Telegraph, tras pasar dos semanas de vacaciones en Benidorm con una amiga.

La mujer ha asegurado que la presencia de "demasiados españoles" arruinó sus vacaciones, afirmando incluso que tras finalizar su viaje llegó a llorar por las circunstancias: "fue un desastre de principio a fin".

La británica ha declarado que no pudo disfrutar el pasado mes de mayo de sus vacaciones en la playa de Poseidon, situada a las afueras de Benidorm, porque "el hotel estaba lleno de turistas españoles que nos pusieron de los nervios porque eran muy groseros".

«Un día, un chico español casi me tira al suelo, y se marchó sin disculparse», explica Freda Jackson. «El entretenimiento del hotel estaba enfocado a españoles. ¿Por qué no pueden irse a otro lugar de vacaciones?», añade.

Por otra parte, la pensionista, que sufre problemas de movilidad, ha lamentado que la agencia no le informase de un cambio en el horario de su vuelo hasta seis días antes y ha afirmado que la compañía le aseguró que no tenía que preocuparse por los accesos al hotel, situado en las afueras de la ciudad. Jackson, sin embargo, asegura que el recinto está en la cima de una colina en lugar de en un terreno llano. "Para colmo, una vez que llegamos a la recepción nos dijeron que nos habían puesto en el piso 14, afortunadamente nos trasladaron al segundo piso, que estaba a 42 pasos de la piscina del hotel", añade.

La Sra. Jackson, de 81 años, y su amiga de 61 años, sostienen que Thomas Cook, la compañía con la que contrataron el viaje, "vendió mal" y "arruinó" sus vacaciones soñadas, por las que pagaron 1.133 libras por el viaje (alrededor de 1.200 euros),y ahora exigen un reembolso íntegro o bien que la empresa les regale unas vacaciones gratis.

Un portavoz de Thomas Cook ha explicado que "sienten mucho las molestias que esto ocasionó y estamos investigando para asegurarnos de que no vuelva a suceder". "Le hemos ofrecido a la Sra. Jackson y su acompañante de viaje un gesto de buena voluntad para tratar de arreglar las cosas, y esperamos que ella acepte".

Etiquetas
Comentarios