Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Opinión

¿Dónde encaja Hannah?

La última actuación de la monologuista Hannah Gadsby arranca con bromas y risas, pero se convierte en una profunda y emocionante reflexión sobre la homosexualidad.

11/07/2018 a las 05:00
El monólogo de Hannah Gadsby se ha convertido en un éxito inesperado.

La cadena de televisión Netflix se ha encontrado estos días con un éxito inesperado. Se trata de un programa protagonizado por la australiana Hannah Gadsby, un monólogo que arranca con bromas y risas, pero que se convierte en una profunda y emocionante reflexión sobre la homosexualidad, la diferencia y el respeto.

Gadsby es lesbiana. Y en esa identidad sexual ha basado su carrera. Sus bromas hablan de su salida del armario, de lo que supone ser gay entre los patanes de su Tasmania natal, de las confusiones que su aspecto andrógino provoca...

Pero en su actuación, lo que empieza como una sucesión de chistes da un giro inesperado. Gadsby anuncia a sus espectadores que este será su último espectáculo, que deja la comedia, porque cree que las bromas no son la mejor manera de entenderse a sí misma y de ayudar a quienes no encajan en la ‘normalidad’.

Y ese es el mérito de este programa: defender que todos somos normales, porque en realidad todos somos raritos en una cosa o en otra y clasificar a alguien solo por una cuestión de sexo es ridículo.

«Ejerzo mi lesbianismo un rato de vez en cuando –cuenta en el monólogo–, dedico mucho más tiempo a cocinar que a hacer cosas de lesbiana, pero nadie dice de mí que soy humorista y chef».

Gadsby tampoco se siente identificada con esa imagen de la homosexualidad que nos devuelven estos días los desfiles del Orgullo. La fiesta y la purpurina no van con ella. «Mi actividad social favorita es tomar el té. ¿Dónde encajo entonces?», se pregunta.

Y así, se olvida de los chistes y relata la vez que le dieron una paliza por coquetear con una chica o las dos violaciones que ha sufrido. Lo cuenta porque cree que hay que hacerlo. Porque lo que ayuda –dice– no son los chistes sino las historias. Hay que escuchar lo que les pasa a otros por ser como son, con toda su crudeza, porque solo así podemos ponernos en su piel y entender que esta batalla, la de que nadie sienta miedo por su identidad sexual, es de todos.

Vean su programa. Les va a emocionar.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo