Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Los animales más peligrosos de Aragón

Si no se anda con precaución por su territorio, te puedes llevar más de un susto.

La culebra bastarda se enfrenta para defenderse.
La culebra bastarda se enfrenta para defenderse.
R.P.

La estación más calurosa del año invita a hace escapadas cuando el fin de semana está al caer. Muchos, con el fin de aprovechar el buen tiempo, se van a la montaña para pasar unos días de desconexión para disfrutar del entorno natural.

Aragón posee un extenso patrimonio medioambiental. Animales como el mochuelo o el ratón de campo son solo algunas de las muchas especies que pueden presumir de poseer sangre aragonesa. Sin embargo, los enclaves naturales de la Comunidad también esconden seres vivos que no son tan carismáticos y que podrían calificarse como los más peligrosos del territorio.

Aunque el ser humano se sitúe en la cúspide de la cadena alimentaria, no está exento de sufrir ataques. Recientemente, los vecinos del municipio oscense de Montanuy han sido testigos del ataque de un oso a unas ovejas el pasado miércoles, 27 de junio. Asimismo, las hembras de esta especie pueden convertirse en una verdadera amenaza si se encuentran de por medio sus crías.

Otro mamífero que causa algún que otro quebradero de cabeza es el jabalí, no solo por su agresividad, ya que puede atacar si se siente amenazado, sino porque su sobrepoblación hace que cada vez sea más frecuente verlos en algunos núcleos urbano, con todos los peligros que ello conlleva, como los accidentes de tráfico.

Otro de los animales que puede provocar más de un susto a los campistas es la culebra bastarda, el depredador mediterráneo por excelencia. Su aspecto y su gran tamaño, ya que puede alcanzar los dos metros y medio de longitud, la hacen ser unos de los animales más temidos. Su fiero temperamento a la hora de defenderse la convierten en un animal digno de respeto. Sin embargo, como la mayoría de los reptiles, rara vez ha protagonizado un ataque, pues su principal mecanismo de defensa es la huida.

En Huesca, dos víboras reinan en el territorio: la áspid y la hocicuda. Y, para evitar males mayores, lo mejor al encontrarse con ellas es no acosarlas ni molestarlas. Se trata de dos de las especies de ofidios más venenosas y como tal, han sufrido la injusta persecución del ser humano.

En esta lista de animales peligrosos no podían faltar los insectos. Las avispas no son una grata compañía, sobre todo para los despistados turistas que se topan con un nido de estas y deben padecer las consecuencias. Asimismo, Aragón es tierra de arácnidos. De hecho, posiblemente la picadura de la tarántula habrá hecho bailar la jota a más de uno en el Alto Aragón, pues antiguamente se pensaba que podía ser el remedio. La mordedura de esta, también conocida como araña lobo, puede causar inflamación, comezón y sensibilidad. Se trata de una de las especies más comunes en España y de las más agresivas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión